Cuidados del CICLAMEN, consigue flores grandes y elegantes

Ciclamen

Que flor tan bonita, ¿no?

Y es que el ciclamen es la elegancia personalizada.

O al menos, esa es mi opinión y la de tantos. 🙂

¿Pero sabes qué es lo mejor?

Resulta que el ciclamen es una planta vivaz y no una planta anual. Por lo tanto, a diferencia de las típicas «flores de temporada», el ciclamen te durará MUCHOS AÑOS.

Maravilloso, ¿verdad?

Pues venga, sigue leyendo que aquí abajo te cuento sus cuidados.

Cuidados del ciclamen

Gracias a que el ciclamen (Cyclamen), también llamada violeta de los Alpes, es una planta de tubérculo muy resistente, sus cuidados son muy sencillos, básicamente:

  1. Hay que tenerla con una temperatura de 13 a 15 grados Celsius.
  2. Necesita permanecer en sombra parcial, sin contacto directo con el sol.
  3. Debes regarla tan solo esporadicamente. Más abajo en esta guía te doy los detalles de a lo que me refiero con «esporádico».
  4. Aplica abono líquido para el desarrollo de sus flores.
  5. Elimina las flores marchitas, para que crezca más saludable.

Si haces todo esto bien, conseguirás grandes y elegantes flores en tus plantas de ciclamen, como las de la siguiente imagen:

Cuidados del ciclamen, planta herbácea de tubérculo de ubicación exterior o interior
Te interesará saber que lo habitualmente llamamos «ciclamen» realmente no es una especie vegetal sino todo un género, que cuenta con unas 23 especies claramente reconocidas. Sus flores pueden ser rojas, blancas o rosas. Personalmente, creo que son muy elegantes.

Es una preciosidad, ¿verdad?

Y por si te estás planteando qué narices es la tubería esa que se ve sobra la tierra, la respuesta es sencilla… Se trata de una tubería de riego por goteo.

Este es uno de los tipos de sistemas de riego más característicos, sobre todo en huertos donde no llueve mucho y por tanto se desea optimizar el uso del agua (o sea, ahorrar agua).

Sea como sea, aquí tienes los 6 factores en detalle para cuidar tus ciclámenes debidamente:

Riego del ciclamen: Ojito con no pasarte

El ciclamen es una planta que puede morir si la riegas en exceso. Muchas personas optan por regar por inmersión con agua templada (meter la maceta entera en un recipiente con agua durante 15 minutos), o bien por el riego por goteo. Hazlo tan solo de forma esporádica – es decir, cada vez que el sustrato se empiece a secar, lo que dependerá de tu localización geográfica y de la estación del año.

Ubicación del ciclamen: ¿Interior o exterior?

Pues mira, la verdad es que no importa. El ciclamen es una planta que puede crecer en ambos ambientes perfectamente, tanto en interior como en exterior. Eso sí, hay que mantenerla a una distancia prudente de cualquier fuente de calor y también evitar ubicaciones en que reciba sol directo.

Temperatura para el ciclamen: Evita el calor

Tanto dentro como fuera del hogar, la temperatura es fundamental en los cuidados del ciclamen. Sobre todo, evita el calor lo máximo posible. Lo ideal es que la tengas entre 13 a 15 grados Celsius. Si sobrepasa por mucho esta temperatura su ciclo culminará antes de lo normal y sus flores se marchitarán. Mal asunto.

Iluminación: Mucha luz pero no directa

lo ideal es que el ciclamen reciba mucha luz natural, pero asegúrate que no le de el sol directamente (sé que ya te lo he dicho y que soy pesado, pero de verdad es importante). Si no recibe suficiente iluminación durante el día sus hojas se pondrán amarillas.

Poda del ciclamen: ¿En qué consiste?

Lo reconozco. Soy un friki de la poda. De hecho, ya he escrito artículos sobre cómo podar rosales, cómo podar cerezos e incluso sobre cómo podar palmeras. En todas mis guías te doy el mismo consejo básico de seguridad para evitar enfermedades en las plantas: Asegúrate que tus herramientas se encuentren en buen estado y desinfectadas. En el caso del ciclamen, tienes que podar las flores marchitas, hojas infectadas y los tallos deteriorados, con extremo cuidado, puesto que el ciclamen es una planta sensible.

Abonado del ciclamen

Suele hacerse cuando empieza a mostrar los primeros capullos. O sea, cuando empieza a florecer. Por razones de comodidad, yo te recomiendo usar abono líquido mezclado con agua o fertilizante para «plantas bulbosas» (aunque realmente el ciclamen no es una planta de bulbo sino de tubérculo.

Esto (mezclar fertilizante con agua de riego) se llama fertirrigación y ya te hablé sobre el concepto en mi guía general sobre cómo abonar las plantas.

¡Un consejillo extra!

Recuerda que las flores de las plantas adoran el potasio.

Este es uno de los nutrientes MÁS importantes en la nutrición vegetal, y un truco para que tus flores produzcan una buena floración es fertilizarlas con algo de potasio.

Por supuesto, no tienes por qué optar por productos químicos si no es lo que deseas. Existen maneras de hacer potasio casero para tus plantas, como por ejemplo a partir de infusiones de pieles de plátano.

Si tienes este truquillo en cuenta, casi seguro que consigues flores preciosas como estas…

Preciosa flor blanca de ciclamen bien abonado durante su época de floración
Preciosa flor blanca de ciclamen. A mí me encanta este color, tanto que he escrito un listado completo con flores blancas de todo tipo, junto a sus fotos y sus características.

Ahora bien, ojo con esto:

Los cuidados ideales del ciclamen PUEDEN VARIAR de acuerdo a la manera en la que cultives esta planta. Una forma simple de cumplirlos es en maceta, como te contaré a continuación.

¿Cómo cuidar del ciclamen en maceta? Factores esenciales

Si no tienes mucha experiencia en el mundo de la jardinería y botánica, los cuidados del ciclamen son más sencillos desde una maceta.

De hecho, te impresionaría saber la enorme cantidad de plantas que pueden cultivarse en maceta. Los visitantes frecuentes de Gracias Naturaleza ya saben a lo que me refiero.

Por ejemplo, le puedes echar un ojo a esta guía sobre el cuidado del jazmín en maceta o incluso a esta otra guía de la buganvilla en maceta). 😉

En el caso del ciclamen, tan solo recuerda estos factores:

Los ciclámenes se pueden tener tanto en macetas de barro como de plástico. Recuerda que las macetas de barro requieren más riego, dado que su material transpira más agua que las de plástico. Evita poner tus macetas de interior cerca de fuentes de calor, como radiadores o estufas.

Aparte, quizá lo más importante es que la maceta sea de un tamaño medio o grande, y trasplantar tus ciclámenes si estos ya han crecido demasiado.

Es fácil, se trasplanta como cualquier otra planta…

Cuidados del ciclamen - Trasplante de una maceta a otra con sustrato de calidad
¿Qué sustrato utilizar para las macetas en el cultivo de ciclamen? Básicamente, te recomiendo evitar sustratos arcillosos porque estos drenan bastante mal, pero aparte de eso… el ciclamen es bastante agradecido y crece bien en casi cualquier tipo de sustrato.

Siguiendo estos pasos, podrás asegurarte de que tu ciclamen crezca saludable. Ahora te explicaré cómo lograr reproducir tus ciclámenes.

Los 3 métodos para conseguir la reproducción del ciclamen en casa

Lo más complicado de los cuidados del ciclamen es conseguir que se reproduzca.

Sí, así es.

Pero complicado no quiere decir difícil. Simplemente es un poquito más complejo.

Por suerte, existen 3 métodos que puedes aplicar para lograr dicho objetivo.

  1. Autosiembra: Esta planta tiene la capacidad de reproducirse por su propia cuenta y riesgo. Sin embargo, es un proceso lento que puede durar alrededor de 3 o 4 años hasta que se de la primera floración.
  2. Selectiva: Es un proceso manual, donde se utilizan las semillas maduras del ciclamen. Hay que remojarlas en agua durante un día, para después sembrarlas a una profundidad de 0,5 centímetros aproximadamente. En un espacio con luz natural germinarán más rápido. Aún así, tendrás que tener paciencia y esperar 1 o 2 meses.
  3. División: Consiste en la separación de un ciclamen en dos a partir de un «bulbo» grande ya bien desarrollado. Hay que sacarlas de la maceta o tierra con cuidado, y dividir el tubérculo en 2 partes utilizando un cuchillo desinfectado. Asegúrate de que cada parte tiene al menos 1 brote. Luego, debes sembrar cada parte en un espacio con sombra parcial y al menos protegido del frío durante el primer invierno.

¿Qué te parece?

No es demasiado difícil, ¿no?

Yo creo que más allá de reproducir o no tus ciclámenes, experimentar con estos métodos de reproducción de plantas es muy satisfactorio y divertido. Incluso te puede servir para enseñar a tus niños algo de biología.

Por ejemplo, con el tercer método de reproducción de ciclámenes podrás ver claramente cómo son sus bulbos en vivo y en directo:

Bulbo del ciclamen del que salen varios brotes, reproducción y cuidados de la planta
Aunque a veces le llame «bulbo», realmente esto es un tubérculo, como la patata misma. Si no entiendes la diferencia, te recomiendo leer mi guía básica sobre qué son los tubérculos y algunos ejemplos.

Dicho esto, y para terminar esta guía, si quieres preservar esta hermosa flor de un año para otro, la siguiente sección es perfecta para ti.

¿Cómo conservar el ciclamen de un año para otro? Mantenimiento básico

La puedes conservar de un año para otro con los siguientes cuidados básicos:

  1. Dejarla en un lugar con buena ventilación, donde pueda permanecer fresca.
  2. Alejarla de los sitios con calor o frío intenso. Las temperaturas extremas le hacen daño.
  3. Podar el bulbo y almacenarla en seco, hasta la llegada del otoño.
  4. Evita encharcamientos en el sustrato del ciclamen, porque esto podría ahogar a su tubérculo y ocasionarle problemas serios.
  5. Asegúrate que la iluminación sea abundante y estable, bien con luz natural o artificial.

Con este mantenimiento básico, tu planta podrá vivir por muchos años.

¿Quieres saber cuántos?

Ciclo de vida del ciclamen o violeta de los Alpes

Como regla general, el ciclamen suele vivir desde 4 hasta 5 años. No obstante, hay casos en los que esta planta herbácea tuberosa consigue vivir incluso hasta 20 años.

Así es, el ciclamen es muy longevo.

¿Cuál es el truco?

Básicamente tienes que REDUCIR EL RIEGO tras la floración del ciclamen. Ve regando tu planta cada vez menos, poco a poco, respetando así su merecido periodo de latencia.

Si logras hacerlo, esta florecerá todos los años, sin experimentar enfermedades o requerir de un mantenimiento constante.

Flores fucsias y rojas de ciclamen cuidado en una maceta de un año para otro
Las hojas del ciclamen también son muy bonitas. Tiene un color verde moteado y un envés de tonalidad más pálida. Pero quizás lo más características de ellas sean sus largos peciolos de tonalidad rojiza.

Ahora bien, debes considerar que cada situación es diferente y se pueden presentar problemas.

¿Es normal un ciclamen o violeta de los Alpes con hojas amarillas?

Las hojas amarillas en el ciclamen no son normales, son síntomas de que no has cuidado bien tu planta. Existen varias razones, al conocerlas sabrás como evitar este problema.

  1. Iluminación errónea: Tienes que cambiar la planta de lugar, porque se encuentra en contacto directo con la luz del sol. Necesitas un espacio protegido, para que no se quemen sus hojas.
  2. Problemas de riego: Es posible que hayas cometido un error con la frecuencia de riego. Tanto el exceso como la falta pueden generar la coloración amarilla de las hojas. Lo más probable es que te hagas pasado de riego, causando asfixia radicular en las raíces del ciclamen, con lo que estas no pueden absorber bien nutrientes de la tierra y por eso las hojas se ponen amarillas. En cualquier caso, es momento de que cambies tu rutina.
  3. Falta de espacio: A medida que la planta va creciendo, es necesario trasladarla a una maceta acorde a su tamaño. Cuando se descuida este proceso, el ciclamen pierde el color verde natural de las hojas.

Debes actuar dependiendo del problema que tuviste con los cuidados del ciclamen.

¿No sabes cómo? Es fácil…

¿Cómo tratar las hojas amarillas del ciclamen?

No puedes esperar a que las hojas amarillas de tu ciclamen se caigan por su propia cuenta. Es necesario que las vayas eliminando, pero, sin emplear ningún tipo de herramientas, dado que pueden causar un daño mayor.

¿Te lo resumo?

Primero limpia tus manos para no infectar la planta, y luego, arráncalas de un tirón. De este modo, te aseguras de eliminar el problema por completo, para que no vuelva a suceder.

¿Y qué pasa si tiene las flores caídas?

Antes que nada, no te alarmes.

Puede ser el ciclo de vida normal de las flores de tu ciclamen y sea momento de cortarlas. Sin embargo, si esto ocurre en varias de las flores o en un área específica de la planta, se debe a que las has regado demasiado y sus raíces están comenzando a pudrirse.

De nuevo, te recomiendo revisar tu rutina de riego, a ver si no te estás pasando.

Mira esto, tus tubérculos lo agradecerán…

Antes de marcharte, tengo un regalito para ti.

Más concretamente, tengo un ebook gratis en el que te explico cuáles son los peores errores que puedes cometer al cuidar tu huerto.

¿Te interesa? Aquí tienes un enlace para descargarlo:

10 Errores a evitar en tu huerto o jardín.

Si este artículo sobre tubérculos te ha gustado o te ha ayudado, te pido que lo compartas con tus familiares, amigos, o en la redes sociales, porque así me motivas a seguir escribiendo más artículos útiles como este y a traer a más personas a la comunidad de Gracias Naturaleza.

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *