HISOPO – Propiedades, Contraindicaciones y Cultivo sencillo

Hisopo

Tu salud importa.

Por eso quieres saber sobre el hisopo…

Una aromática medicinal que también tiene un lugar en la cocina.

Sus beneficios son inmensos y su cultivo es sencillo. 🙂

Pero ojo, porque tienes que saber algunos trucos y por supuesto algunas precauciones en su uso.

Así que aquí te cuento las propiedades y beneficios del hisopo, sus contraindicaciones y las claves esenciales para su cultivo.

Así que sin más dilación, ¡vamos al lío!

Beneficios y propiedades medicinales del hisopo

Es cierto que el hisopo (Hyssopus officinalis) destaca como remedio natural para infecciones de las vías respiratorias, pero tiene muchas más propiedades.

Hierba aromática de hisopo con beneficios para la salud
Parece una simple hierba o arbusto, pero la realidad es que el Hyssopus officinalis es todo un caballo de batalla en el departamento de las hierbas medicinales. Aunque existen otras que le pisan los talones, como la alcaravea o la agrimonia.

¿En qué ocasiones podrás usar el hisopo?

Pues vamos a comenzar el repaso de sus propiedades y beneficios más destacados:

  1. Expectorante, mucolítico y antitusivo: Alivia la congestión nasal, con lo que puede ayudar en procesos respiratorios, desde simples resfriados a otras afecciones más importantes (como faringitis, bronquitis, sinusitis…). Por sus propiedades mucolíticas y expectorantes fluidifica el moco y ayuda a expulsarlo, y de esta forma alivia la congestión. Asimismo, el hisopo tiene potencial como regulador del sistema inmune en enfermedades como el asma.
  2. Gastroprotector: Igualmente, el hisopo podría aliviar problemas digestivos (estudio). Tradicionalmente, se emplea para ayudar con las digestiones pesadas para eliminar gases y flatulencias. Va bien para recuperar el apetito después de enfermedades digestivas.
  3. Antiséptico: Aplicado por vía tópica es un buen desinfectante y cicatrizante. Sirve para desinfectar heridas, quemaduras y otras afecciones en la piel (detalles).

Además, el hisopo parece tener potencial como anticonvulsivo (estudio), pero las implicaciones de estos datos aún no están del todo claras.

Todo esto está muy bien, pero la cuestión es:

¿En qué formato tomar el hisopo?

En cuanto a la forma de uso, formato o presentación del hisopo, lo más frecuente va a ser tomar el hisopo en infusión.

¡Es muy sencillo preparar una infusión de hisopo!

Aunque ya te aviso de que tiene un sabor fuerte que no agrada a todo el mundo.

Cuando tengas el agua en ebullición añade las hojas y flores trituradas de hisopo. Retira el recipiente del fuego y deja reposar de 5 a 10 minutos con el recipiente tapado. Después filtra y ya está listo para consumir.

También podrás encontrar hisopo en las siguientes formas:

  1. Sumidades floridas (conjunto de tallos con hojas y flores), bien sean frescas o secas.
  2. En extracto líquido, tanto en oleato como macerado en alcohol.
  3. Incorporado a jarabes, tienen mucha aplicación para procesos respiratorios.
  4. En formato de cápsulas, para hacer sencilla su ingesta.
  5. En aceite esencial, para usar por vía tópica.

Y sobre la vía tópica (es decir, aplicado en la piel), me gustaría profundizar un poquito en el siguiente apartado.

¿Cómo usar hisopo por vía tópica?

Para uso tópico puedes recurrir a los siguientes métodos:

  1. El agua de la decocción, aplicada con compresas o paños húmedos directamente sobre la piel.
  2. El oleato o el extracto alcohólico para dar friegas y aliviar dolores musculares y reumáticos.
  3. El aceite esencial. Puedes añadir unas gotas al baño o usarlo diluido para aceite de masaje.

Te aviso ya de ya que aunque el aceite esencial de hisopo puede ser super útil, ¡jamás deberías ingerirlo oralmente! En la sección de contraindicaciones te explico el por qué.

El resumen es que puede ser muy problemático si lo empleas de esta manera, aún a pesar de su aspecto inofensivo…

Aceite esencial de hisopo para usar por vía tópica

Ahora bien, no es oro todo lo que reluce.

Antes de decidirte a usar hisopo, DEBES conocer las contraindicaciones de esta hierba aromática, puesto que hay ciertos casos en los que has de tener precaución.

Contraindicaciones y precauciones a la hora de tomar hisopo

Cultivar aromáticas en un huerto está muy bien, y de hecho muchas de ellas poseen interesantes propiedades medicinales, pero antes de usar cualquier plantar con fines medicinales es recomendable consultes a un especialista en salud para que te aconseje lo más apropiado para ti y tus circunstancias de salud.

En cualquier caso, toma nota de las siguientes contraindicaciones y efectos secundarios del hisopo:

  1. Embarazo: Evita tomar hisopo si estás embarazada. Algunos de los componentes del hisopo pueden provocar el parto y/o tienen propiedades abortivas. Así que mucho cuidado.
  2. Niños: No es recomendable que los niños tomen las mismas dosis que los adultos. La dosis adecuada para un adulto puede resultar tóxica en un niño. Consulta antes con un especialista.
  3. Aceite esencial tóxico: El aceite esencial del hisopo es SOLO de uso tópico, no debes ingerirlo puesto que puede provocar convulsiones si lo tomas oralmente.
  4. Alergias del aceite esencial: El aceite esencial del hisopo usado por vía externa, en personas con sensibilidad a sus componentes puede producir dermatitis de contacto, picores y reacciones alérgicas.
  5. Irritación de las mucosas: Si tomas hisopo muy seguido durante bastante tiempo te podrá producir irritaciones gástricas. En este caso habrá que proteger el estómago, por ejemplo combinando su uso con plantas mucilaginosas (protegen las mucosas del estómago).
  6. Epilepsia: Evita tomar tomar hisopo en caso de epilepsia ya que el hisopo puede provocar convulsiones y por tanto puede acentuar la enfermedad.
  7. Endometriosis: Si tienes menstruaciones abundantes o endometriosis evita tomar hisopo, dado que puede fomentar la menstruación y el sangrado.

Aún con todo, como planta aromática medicinal, el hisopo es fantástico.

Pero sus virtudes no acaban ahí.

Tiene muchas más aplicaciones aparte de la salud humana!

Otras aplicaciones del hisopo en perfumería, gastronomía y más

El hisopo tiene un aroma herbáceo y potente, algo alcanforado y algo picante. Gracias a su aroma y sabor, el hisopo tiene más aplicaciones, entre las que destacan las siguientes:

  1. Ornamental: Como aromática rústica y de gran resistencia que es, puedes cultivar hisopo por su valor ornamental. El sitio donde la cultives saldrá beneficiado tanto por la belleza de sus flores como por su intenso aroma. Queda bien en terrazas, en jardín (setos, macizos,…), o en el huerto.
  2. Perfumería: Precisamente por su intenso y fuerte aroma lo puedes usar en la fabricación de lociones, colonias, jabones, y otros productos de higiene personal.
  3. Aromaterapia: Puedes usar hisopo en tratamientos de aromaterapia, de hecho en casa podrás añadir unas gotas del aceite esencial a tu humidificador.
  4. Gastronomía: El hisopo también encuentra un hueco como condimento en la cocina. Podrás aromatizar carnes, pescados, caldos, etc. Ten cuidado y no te excedas con la cantidad, recuerda que tiene un sabor muy potente y un poco amargo.

Prueba a preparar aceite y vinagre macerado con hisopo, verás como tus ensaladas y platos adquieren un «no sé qué» muy especial.

Características del hisopo como planta herbácea

El hisopo (Hyssopus officinalis) es una planta herbácea perenne de porte semi-arbustivo. Es de la familia de las Lamiaceae y tiene su origen en Europa Meridional, las costas del Mar Caspio y Medio Oriente.

Alcanza una altura de 30 a 60 centímetros y los tallos inferiores suelen lignificarse.

Flores de hisopo, con propiedades medicinales, perfectas para hacer una infusión
Las flores moradas del hisopo son relativamente pequeñas y en mi opinión, muy bonitas y elegantes. Destacan por su sencillez y originalidad.

Entre las principales características del hisopo destacan las siguientes:

  • Hojas y tallos: Sus hojas son verdes, lanceoladas y alargadas. Tanto los tallos como las hojas son pilosos.
  • Floración: Florece de julio a septiembre. Las flores crecen agrupadas en inflorescencias terminales erguidas en forma de espiga, y son de un color azul violáceo, a veces rosado. De hecho, el hisopo florido recuerda un poco a la lavanda.
  • Frutos: Su fruto es una baya ovalada de color anaranjado.

Aunque los tallos y las hojas del hisopo también son aromáticos, te recomiendo esperar a que salgan sus flores para la cosecha, dado que estas son aún más fragantes.

El hisopo tiene un aroma un poco alcanforado y muy intenso, mientras que su sabor es fuerte, picante y no del agrado de todos.

Por si te interesa profundizar un poco más, vamos a ver qué sustancias son las responsables de este fantástico aroma del hisopo.

Principios activos del hisopo

El hisopo cuenta en su composición química con algunas sustancias de lo más interesantes.

Entre ellas destacan las siguientes:

  • Pinocamfona y tuyona.
  • Isopinocamfona, pinocarvona, alfa y beta-pineno, camfeno, linalol, cineol, pinocamfol, mirceno, estragol, limoneno y sabineno.
  • Marrubina.
  • Ácidos rosmarínico y ferúlico.
  • Ácidos oleanólico y ursólico.
  • Flavonoides como diosmina y hesperidina.
  • Taninos.

Como ya te imaginarás, son estas sustancias las que confieren al hisopo sus propiedades beneficiosas para la salud.

Una curiosidad sobre el origen del hisopo…

Esta planta es usada desde antiguo.

Ya la recomendaba Dioscórides en la antigua Grecia como un remedio para la tos persistente, el asma y los catarros. En su curiosa receta recomendaba mezclar hisopo con higos, ruda y miel.

Semillas del hisopo (Hyssopus officinalis), planta medicinal fácil de cultivar
Este es el aspecto que tienen las semillas de hisopo.

Que interesante, ¿verdad?

Y por si te lo estabas preguntando… Por supuesto que la puedes incluir en tu jardín de aromáticas ya que la podrás cultivar en casa o en el jardín, y además de quedar bonita vas a poder aprovechar sus propiedades aromáticas y medicinales.

Cultivo y cuidados del hisopo

El hisopo es una planta a la que le va muy bien el clima mediterráneo. De hecho crece silvestre en laderas pedregosas y taludes ya que es sumamente resistente y se auto-reproduce fácilmente.

Aún así, aquí te dejo el resumen de las condiciones idóneas para su desarrollo:

  1. Clima: Le van bien en climas mediterráneos. Es una planta rústica que resiste las heladas.
  2. Sol-sombra: El hisopo crece bien a pleno sol.
  3. Sustrato: No es exigente con el sustrato. Eso sí, que esté bien drenado.
  4. Riego: Requiere un riego más bien escaso.
  5. Abonado: No precisa de abono, salvo en tierras muy pobres.
  6. Poda: No es necesaria, solo hace falta retirar flores y tallos marchitos.

A continuación te detallo bien estos puntos. No te lo pierdas.

Clima ideal

El hisopo es una planta que le va bien el clima templado y cálido del Mediterráneo y le gusta el sol. Se adapta bien a cambios bruscos de temperatura. De hecho, resiste bien el calor y también las heladas hasta 10 ºC bajo cero. Cuando mejores resultados ofrece es en zonas con veranos muy cálidos e inviernos fríos.

También resiste la humedad ambiental, incluso brisas marinas, lo que la hace ideal para cultivarla en jardines y praderas cerca de la costa.

El mejor suelo

Con el suelo tampoco es exigente, ya que puede crecer en todo tipo de suelos. Pero puestos a elegir, prefiere suelos limosos, arenosos o ligeramente calcáreos, y con un pH por encima de 7. Eso sí, tiene que ser un suelo que drene muy bien.

Necesidad de riego

El hisopo tampoco requiere mucho riego. De hecho, está acostumbrado a la escasez de agua y resiste bien las sequías. Con 1 vez a la semana en verano será suficiente. El resto del tiempo casi ni hace falta regarlo, sobre todo en zonas cálidas.

Abonado o fertilización

No es necesario abonar el hisopo. Solo te recomiendo fertilizar en caso de que el suelo sea muy pobre, y/o estés cultivando por el valor ornamental de las flores. En este caso, puedes usar algún fertilizante con una relación NPK 2-1-3 y micronutrientes. Puedes hacer una primera aportación en primavera y si lo deseas una segunda a mitad de verano.

Multiplicación del hisopo

Puedes reproducir el hisopo desde semilla.

Si siembras en exterior, la época apropiada es en abril y mayo. Si vas a sembrar en semilleros en interior, puedes hacerlo desde otoño hasta la siguiente primavera.

Y por supuesto, también lo puedes reproducir desde esquejes. En este caso la mejor época es en verano.

Para ello corta una rama no lignificada y que no haya florecido, de unos 10 0 15 centímetros de largo.

Plántala en una maceta compuesta por mitad de turba y mitad fibra de coco. Con esta mezcla vas a favorecer el enraizamiento. Recuerda mantener el sustrato siempre humedecido.

Un consejo extra: Si cultivas el hisopo en maceta procura que sea una maceta lo suficientemente grande. ¡Tu hisopo lo agradecerá!

Resumen sobre el hisopo (Hyssopus officinalis)

A modo de resumen, te dejo aquí las principales conclusiones de este artículo:

  1. El hisopo es una aromática medicinal rústica y muy resistente.
  2. Crece silvestre y también lo puedes cultivar en el huerto o en maceta.
  3. Tolera bien los cambios bruscos de temperatura y aguanta las heladas hasta 10 ºC bajo cero.
  4. Necesita poco riego y resiste bien las sequías.
  5. Respecto al sustrato, puedes usar todo tipo de sustratos, pero los prefiere calizos. Eso sí, es indispensable que estén muy bien drenados.
  6. No es necesario abonar ni podar.
  7. El hisopo es una aromática con aplicaciones en medicina natural, en la cocina, en perfumería y en aromaterapia.

Y aquí acaba la guía sobre esta planta aromática. ¿Te ha gustado? 🙂

Espero que sí, pero sobre todo espero que te haya sido muy útil.

En este caso, por favor te pido que dediques un minuto a compartir esta página web con tus allegados, porque así me ayudas a crecer y traer más personas a Gracias Naturaleza.

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

4 comentarios en “HISOPO – Propiedades, Contraindicaciones y Cultivo sencillo”

  1. Muchas gracias Mario, su artículo lleva mucha ayuda y es muy completa su enseñanza. tengo un pequeño jardín que amo visualizar cada mañana al despertar agradeciendo a Dios por la hermosa naturaleza que nos da paz, salud y alegrias.
    Usted ha sido un eslabón Perfecto para aprender a cuidar de tal bendición.

    1. Hola Carmen, agradezco mucho su comentario. Tener su pequeño jardín y poderlo cuidarlo cada día es efectivamente un privilegio y una fuente de salud. Me encanta haber contribuido a ello de alguna manera. Un abrazo.

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *