¿Cómo combatir la plaga de caracoles? Usa estos trucos

Plaga de caracoles

Sí, lo sé.

Las plagas de caracoles son un verdadero horror.

Parecen pequeños seres adorables, pero no tendrán piedad alguna por tus lechugas ni otras hortalizas de hoja.

Por eso, en esta guía de Gracias Naturaleza te revelo cómo combatir BIEN contra una plaga de caracoles.

Y te diré que es una guía un tanto divertida.

De hecho, me he echado unas risas escribiéndola.

Más que nada porque algunos de los 10 trucos que te voy a dar son bastante poco convencionales.

Ya verás. 🙂

Plaga de caracoles: Un lento enemigo

Los caracoles son un molusco gasterópodo, de la misma familia que las babosas, pero provistos de una concha en espiral que los protege de la luz del sol e impide que pierdan su humedad. Para mantenerse activos, los caracoles comen todo tipo de vegetales, desde hojas, flores y plantas en descomposición hasta verduras, frutas y algas…

Con lo que un huerto o un jardín viene a ser como un parque temático para ellos.

En definitiva, los caracoles van estupendamente para cuentos y canciones infantiles, o en un plato bien servidos con salsa picante.

Pero no los quieres tener en el huerto.

Son un notable incordio cuando te los encuentras en tu jardín, merendándose las hojas y los frutos que van encontrándose a su paso.

Por suerte para horticultores y paisajistas, hay formas naturales de combatirlos.

Es decir, ¡sin usar químicos innecesarios!

1. Cerveza para atrapar caracoles y babosas

Es bueno saber que los moluscos gasterópodos y los universitarios tienen en común su gusto por la cerveza.

Un truco habitual para atraparlos es colocar un recipiente con un poco de cerveza por la noche, o en el fondo de un saco con la boca abierta, para que ellos solitos vayan cayendo en la trampa y sea mucho más sencillo deshacerse de estos bichos de montón en montón por la mañana, en lugar de tener que buscarlos de uno en uno.

También puedes hacer trampas dejándoles hojas de lechuga por la noche, como estas…

Trampas para combatir una plaga de caracoles con lechuga, melón o cerveza
Algunos síntomas de la plaga de caracoles son la característica presencia de perforaciones en las hojas de tus hortalizas, así como el rastro mucoso que dejan estos moluscos al desplazarse. Por suerte, no son seres muy listos así que puedes atraerlos con trampas de cerveza, lechuga, melón, etc.

Es una manera sencilla y barata de combatir una plaga de caracoles, como también lo es la siguiente:

2. Utilizar cáscara de huevo, cenizas, café o cobre

Si la idea que tienes no es tanto el de eliminar la amenaza como expulsarlos del huerto, puedes esparcir alrededor de las plantas más susceptibles cáscaras de huevo o conchas marinas machacadas, o también pueden servir un puñado de cenizas.

Todos estos elementos hacen la misma función.

Verás, la explicación de que esta estrategia funcione es que ni a babosas ni a caracoles les gusta pasar su panza sobre este tipo de superficies, que son cortantes para ellos.

¡Es lógico!

A ti tampoco te gustaría andar sin calzado sobre cáscaras de huevo.

Y hablando de huevos, este es el aspecto que tienen los huevos de caracol:

Caracol gigante africano poniendo huevos sobre una zona húmeda, es una especie exótica invasora
Lo que ves en esta foto no es un caracol normal, sino un caracol gigante africano (Achatina fulica). Este tipo de caracol ha generado problemas en ciertos lugares de Estados Unidos porque pueden portar con un parásito denominado como «gusano pulmonar» que supone un riesgo importante para la salud de horticultores. Como su nombre indica, estos caracoles son muchísimo más grandes que los pequeños caracoles ordinarios.

Otra opción es utilizar café contra caracoles, tanto en su forma de café molido o sus posos una vez aprovechado.

En este caso será el olor el que haga de repelente contra la plaga de caracoles, e incluso en grandes cantidades la cafeína puede ser tóxica para ellos.

Además, tanto en el caso de las cáscaras de huevo como los posos del café, al añadirlos no solo evitarás tener visitas indeseadas en tu huerto o jardín, sino que son productos naturales que pueden en ciertos casos enriquecer la tierra como abonado natural.

Por último, los caracoles también detestan el cobre así que a una mala, puedes utilizar alambres de cobre como barreras para impedir que los caracoles pasen por ciertas zonas de tu huerto.

Por ejemplo, puedes utilizar cintas anchas en tus bancales, como estas:

Cinta de cobre para proteger hortalizas de hoja en un huerto de limacos
Esta es una manera sencilla y permanente de proteger tus bancales de babosas y caracoles si es que cuentas con disponibilidad de este tipo de material a un precio asequible.

3. Dientes de ajo enteros o en infusión

Los ajos pueden ser un insecticida casero (o un ingrediente en insecticidas caseros como el apichi, que también lleva chile y otras sustancias) muy útil a la hora de combatir estas molestas plagas de caracoles, pero también resulta apropiado para eliminar pulgones y es un excelente fungicida.

Fungicida quiere decir que ataca a hongos.

Así que puedes trocear unos dientes de ajo y esparcir los trozos resultantes, o bien preparar una infusión con la mayor cantidad de ajo posible y rociarla sobre tierra y plantas.

Puedes utilizar cualquier rociador que funcione, sin gastarte mucho dinero…

Ajo en infusión para rociar tus plantas contra caracoles y babosas
Aquí puedes ver cómo rociar tus plantas para protegerlas de los «limacos», término que puede utilizarse para agrupar a los caracoles y las babosas.

¡Preferentemente rocía cuando no reciban las plantas luz directa del sol!

Como ves, hay bastantes productos naturales que sirven para luchar contra una plaga de caracoles… pero, ¿qué hay de la sal?

4. Esparcir sal en la tierra

Otra alternativa es echar sal en la tierra para deshidratar a babosas y caracoles.

La sal común que probablemente usas para la comida tienes que esparcirla alrededor de las plantas, Y NO SOBRE ELLAS, porque podría dañarlas. De hecho, con la sal de Epsom se secan los árboles.

Sea como sea, la sal afectará a los moluscos porque ataca a su mayor debilidad:

La necesidad de estar bien hidratados.

¿Y el vinagre funciona?

¿O es un mito urbano?

5. Vinagre como insecticida casero en tu huerto y jardín

Efectivamente, usar vinagre contra una plaga de caracoles sí es útil.

El vinagre es un insecticida 100% natural que no solo sirve para eliminar a los molestos caracoles, también es un repelente eficaz para hormigas en las plantas y moscas de la fruta.

Seguro que tienes vinagre por tu cocina, como este mismo:

Insecticida natural de vinagre para eliminar caracoles y babosas pequeños o grandes
El vinagre es una herramienta muy querida por los entusiastas de la jardinería dado que de forma barata puedes combatir contra muchas plagas diferentes.

Para utilizar el vinagre es suficiente una disolución de agua y vinagre rociada sobre las plantas, aunque existe el inconveniente del aumento de la acidez de la tierra.

¡Así que MUCHO ojo!

Hay algunas plantas a las que les favorecen los suelos ligeramente ácidos, por ejemplo al babaco le gusta tener un pH entre el 5,5 y el 7 (siendo un pH menor a 7 considerado como ácido).

Ocurre igual con la grosella espinosa y muchas otras plantas.

Pero otras plantas odian la acidez, así que cuidado con usar vinagre.

6. Trampas para caracoles con cáscaras de naranja

A diferencia de los otros trucos contra las plagas de caracoles que te he dado en esta lista, las cáscaras de naranja son para atraer a los caracoles, como la cerveza.

Sí, me refiero a pieles como estas:

Cáscaras o pieles de naranja para atrapar caracoles
Más barato aún que el vinagre son las cáscaras o pieles de naranja, que muchas veces se tiran a la basura como desechos, cuando resulta que puedes reaprovecharlas con múltiples fines como el compostaje o para atraer caracoles.

Son las típicas pieles que también podrías utilizar para hacer tu compostaje casero.

Puedes colocar trozitos de pieles de naranja puestas con su parta blanca (interior) hacia el cielo, y durante el frescor de la noche se llenarán de caracoles y babosas.

Es decir, ¡es una trampa!

Tú llegas por la mañana y ahí están totalmente visibles.

También puedes tú mismo utilizar alguna hoja de lechuga, o trozitos de sandía, melón o agua con azúcar para atraer a los caracoles a algún sitio concreto. Es otra manera de hacer trampas para caracoles.

7. Conoce el comportamiento de los caracoles para combatirlos

Esto más que un truco es aplicar la pura lógica.

Verás, a los caracoles les gusta el fresco porque ante todo ellos quieren estar hidratados.

Por esta razón, suelen salir a comer justo después de llover o por la noche. Por tanto, es en estos momentos cuando más «te renta» salir «de caza» de caracoles para capturarlos uno a uno, si prefieres hacerlo manualmente sin utilizar ninguna de las otras soluciones que te propongo en este artículo.

Podrás encontrar caracoles en lugares frescos y sombreados, como este:

Caracol con concha reposando sobre un lugar oscuro y húmedo después de llover
Los caracoles tienen bonitas conchas protectoras, mientras que las babosas no tienen este tipo de conchas. Estos moluscos son bastante curiosos porque biológicamente están más cerca de los pulpos, que de otros insectos causantes de plagas como los pulgones.

Tan solo te advierto de que es mejor llevar una linterna, y así podrás ver los caracoles mejor, sobre todo de noche.

También recuerda que lo que más les gustan son las plantas tiernas y jóvenes.

Sobre todo las lechugas, el cultivo de apio y otras similares.

Es en ese tipo de plantas, y en los lugares con más sombra y humedad de tu huerto donde tendrás que prestar especial atención y vigilar a ver si observas caracoles (o babosas).

8. Utiliza un sistema de riego por goteo para prevenir caracoles y babosas

Este truco más que para COMBATIR sirve para PREVENIR las plagas de caracoles.

Es simple:

Existen muchos sistemas de riego con diferentes características, ventajas y desventajas. Algunos de los más populares son el riego por aspersión, por inundación, por goteo, etc.

Si eliges el sistema inapropiado, o riegas de más, te expones a un exceso de humedad y los caracoles proliferarán.

Para cuando te des cuenta, habrán hecho estragos en tu cosecha, como este caracol sobre esta pobre col:

Plaga de caracoles atacando un repollo o col
A los caracoles les gusta muchísimo la humedad y en menor medida el calor. Por ejemplo en las zonas de costa es donde serán muy frecuentes las plagas de caracoles, y también en islas. Además, la concha de los caracoles les permite refugiarse y tolerar climas más secos que las babosas, que carecen de esta habilidad. Esto explica la mayor necesidad nutricional del calcio que tienen los caracoles que las babosas.

El riego por goteo es el mejor para prevenir las plagas de caracoles dado que es el que utiliza el agua de manera más económica, y por tanto la humedad se reduce a la mínima posible, lo cual crea un entorno más desfavorable para que proliferen los caracoles.

También te aconsejo regar por la mañana en vez de por la noche.

9. Sembrar plantas que repelen plagas de caracoles

No todas plantas son débiles contra el caracol.

De hecho, hay algunas plantas que los repelen.

Sí, así es.

Por ejemplo plantas aromáticas como el romero, la preciosa lavanda, la salvia y la mostaza son conocidas por repeler a este tipo de moluscos.

Otros ejemplos son algunas flores populares como la begonia y los geranios.

En esta foto puedes ver una bonita planta de romero:

El romero es una aromática que repele plagas de caracoles, como la lavanda, salvia y mostaza
Como ves, el romero también tiene unas flores azules o bien moradas, según como lo veas, que son una auténtica belleza.

Lo mejor es poner este tipo de plantas JUSTO al lado de las hortalizas que sean más susceptibles de ser devoradas por el caracol.

Otro truco útil que se basa en este mismo principio es el siguiente..

10. Fomenta la presencia de predadores de babosas y caracoles

Del mismo modo que hay plantas que te pueden ayudar a luchar contra caracoles, también hay animales que te serán de gran ayuda.

Algunos ejemplos son:

  • Aves como los patos y las gallinas
  • Reptiles como lagartijas y salamandras
  • Anfibios como ranas
  • Insectos como escarabajos y ciempiés

¿En qué temporadas son más frecuentes las plagas de caracoles?

Como los caracoles prefieren un clima templado y húmedo, las estaciones en las que más riesgo hay de sufrir plagas de caracoles son la primavera y el otoño. Aunque también pueden aparecer en invierno y en verano, sobre todo después de las lluvias.

Conclusiones sobre la dichosa plaga de caracoles en el huerto

En conclusión, ya ves que tienes MUCHAS opciones a tu disposición, todas ellas naturales, para luchar contra las malditas plagas de caracoles sin tener que echar mano de productos agroquímicos innecesarios.

Algunas de estas opciones incluso sirven para enriquecer la tierra, como por ejemplo las cáscaras de huevo con su notable contenido en Calcio (Ca).

Por supuesto, hay que tener cabeza y usar todos estos productos con moderación y cuidado.

Más no es mejor. Mejor es mejor.

Por ejemplo si te pasas con sustancias como el vinagre, puedes dañar el suelo

O si cae sal sobre tus plantas, estas podrían secarse y morir. Un destino bastante peor que ser devoradas por un simple caracol.

Creo que tenemos que admitir la realidad:

Las plagas y enfermedades son todo un problema en cualquier huerta o jardín.

Pero no son NI DE CERCA el único problema del que deberías preocuparte (si es que quieres tener a tus plantas bien cuidadas).

Para aprender todavía más, descarga gratis mi ebook 10 Errores a evitar en tu huerto o jardín.

¡Te aseguro que te será super útil!

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

2 comentarios en “¿Cómo combatir la plaga de caracoles? Usa estos trucos”

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *