Cómo plantar CANÓNIGOS: Guía de cuidados (desde cero)

Plantar canónigos

Hay que reconocerlo:

Plantar y cultivar canónigos es muy sencillo.

Incluso lo puedes hacer en tu casa, en una terraza o balcón, etc.

Además, hay cantidad de variedades (Verde de Louviers, Verde de Cambrai, Redonda hortelana y Corazón lleno).

Te planteo dos escenarios de cultivo diferentes: en huerto y en maceta.

¡Lee atentamente porque cada escenario tiene sus particularidades importantes de conocer!

Primer escenario – Plantar canónigos en un huerto

En el huerto podrás sembrar los canónigos directamente con semillas, siendo este el método más frecuente. Aunque las semillas germinan con dificultad, con lo que han de usarse en cantidad para aumentar las probabilidades de éxito en la germinación. A los canónigos también se les denomina como «lechuga de invierno».

Ten en cuenta que la mejor época para sembrar canónigos es a finales de verano.

¡Pero existe controversia!

No siempre se planta a finales de verano:

¿Cuál es la mejor época de siembra?

Verás, los canónigos son una planta que no tolera bien las altas temperaturas.

De este modo, puedes comenzar el cultivo de canónigos en Julio o en Agosto, y cosecharlos en otoño o a principios de invierno.

Sin embargo, también hay quien siembra en primavera para cosechar a principio de verano. Ambas opciones son posibles.

Además, ojo al dato:

Esta hortaliza de hoja prefiere suelos ligeros, frescos y húmedos.

La puedes tener al sol, como suele recomendarse en el caso de las verduras que acumulan nitratos y se consumen crudas.

Cultivo de canónigos en tierra de huerto a pleno sol
Puedes cultivar canónigos mediante la siembra a partir de semillas, o bien mediante su trasplante a partir de canónigos que ya hayas cuidado en tu huerto o casa previamente. Esta es una manera sencilla de conseguir canónigos sin semillas, aunque el uso de semillas es bastante cómodo porque germinan en apenas algo más de una semana.

Pero también se cultivan en semisombra, sobre todo si tú vives en una región donde las temperaturas sean altas y el sol sea demasiado fuerte.

Al fin y al cabo, piensa que la temperatura ideal para su cultivo está en torno a tan solo 17 ºC.

Ahora sí, ¡manos a la obra!

Los 6 pasos a seguir en el cultivo de canónigos

Los pasos para cultivar canónigos son los siguientes:

  1. Lo primero que debes hacer es estimular la germinación de las semillas, para lograr esto déjalas en remojo durante 1 día antes de la siembra.
  2. El suelo no necesita de un abono, pero si lo deseas, puedes nutrir con compost casero o humus de lombriz.
  3. Puedes sembrar las semillas de canónigos a voleo como a la hora de plantar maca peruana (la maca peruana es una raíz muy buscada por sus propiedades medicinales y afrodisiacas); o bien sembrar en línea con ayuda de una herramienta, labrando la tierra y marcando hileras sobre el suelo de aproximadamente 3 cm de profundidad (estas hileras deben estar separadas por al menos 20 cm de distancia).
  4. Cubre la zona con un poquito de tierra y haz el primer riego, que debe ser abundante, ¡pero sin encharcar!
  5. Todos los días deberás regar los canónigos, que son una planta exigente en cuanto al agua que necesitan. Riega ya sea a primera hora o al finalizar la tarde, pero nunca al mediodía para evitar la evaporación del agua por el calor.
  6. También deberás revisar periódicamente que no estén creciendo malezas alrededor de los brotes de canónigos, si es el caso, debes escardar de inmediato para que tus plantas crezcan fuertes.

Si todo va bien, estarás recibiendo tu primera cosecha de canónigos en 1 o 2 meses.

La parte comestible de los canónigos son las hojas.

Se cosecha antes de la floración. Es decir, antes de que le aparezcan a tus canónigos unas preciosas flores blancas, como estas:

Flores de Valerianella locusta, planta con muchos nombres diferentes – como lechuga de invierno, lechuga del cordero, alfaces, dulceta y demás.

Para la cosecha, tan solo has de cortar sus hojas.

También puedes arrancar las plantas enteras, estirando de su tallo.

Esto es común en todos los diferentes escenarios, porque como ya te comentaba en la introducción de esta guía de Gracias Naturaleza, también puedes cultivar canónigos en maceta.

Si te interesa, sigue leyendo, porque en la siguiente sección te enseño algunos trucos.

Segundo escenario – Plantar canónigos en maceta

Como ya he mencionado, puedes cultivar canónigos en cualquier lugar, así que si no tienes un huerto, jardín o un invernadero, puedes hacerlo en una maceta.

El método es similar al anterior.

Pero cuidado con esto:

¿Qué tamaño mínimo de maceta es recomendable?

Necesitarás una maceta de al menos 5 litros, tierra, sustrato o abono y semillas de canónigos.

Coloca la tierra en la maceta, añade el abono y mezcla bien. Haz pequeños orificios con ayuda de una pala pequeña y coloca las semillas. Cubre ligeramente y riega. En 8 días empezarán a germinar.

¿Puedo colocar la maceta con canónigos en mi terraza o balcón?

Esta es otra duda MUY común.

Y la respuesta es sí, sí puedes. De hecho muchas personas optan precisamente por cultivar canónigos en esos lugares.

Coloca la maceta en el balcón o en una ventana donde reciba luz solar. Riega todos los días y prepárate para disfrutar tu primera cosecha casera de canónigos en pocas semanas.

¿Y qué hay del invernadero?

Para asegurar que tendrás canónigos durante todo el año, sin importar la temporada que sea, nada mejor que plantarlos en invernadero.

Así puedes controlar tú la temperatura y humedad con gran precisión.

Puedes hacerlo de dos maneras:

  1. Plantando directamente con semillas de bolsa.
  2. Con trasplantes de brotes que hayas cuidado en casa… es decir, sin semillas.

En cualquier caso…

Lo importante es asegurar que haya una temperatura entre 16 y 18 grados Celsius y también que la tierra y el sustrato o abono estén siempre húmedos (pero sin encharcamientos).

Cuidados de los canónigos

Los cuidados básicos que se deben dar a los canónigos son:

  1. Regar diariamente.
  2. No utilizar herbicidas.
  3. Quitar la maleza que pueda crecer alrededor con la mano.
  4. Evitar el encharcamiento para evitar la aparición de hongos.
  5. Los canónigos necesitan exposición solar directa y sombra parcial.
  6. Se adaptan bien a casi cualquier tipo de suelo.
  7. Asegurar una temperatura fría, esto previene la aparición de plagas y enfermedades de manera bastante eficaz. De hecho los canónigos sufren menos plagas que muchas otras plantas precisamente porque su cultivo se hace en los meses fríos.

En cuanto a las enfermedades, sé que te he dicho que al canónigo le gusta la humedad, y es verdad…

Pero cuidado con no pasarte, porque un exceso de humedad podría traer consigo enfermedades fúngicas como la roya. Si ves que tus plantas tienen manchas naranjas, amarillas o están mustias, entonces tienes que actuar.

No te olvides de ninguno de estos cuidados si pretendes obtener una buena cosecha, pues las hojas de canónigos cuidados debidamente son muy apetitosas.

Fíjate…

Hojas verdes de canónigos plantados en maceta
Los canónigos son una de las hortalizas de hoja más empleadas en cocina, sobre todo para hacer ensaladas con un sabor un poco más profundo que aquellas que tan solo contienen lechuga y escarola. Van bien en platos con aceite de oliva, nueces y queso de cabra. Hay muchos tipos de lechuga, y estos también podrían complementar bien el sabor de tus canónigos.

Ahora bien, tanto hablar de canónigos por aquí y por allá, pero quizá no tengas del todo claro qué son exactamente estas hortalizas de hoja desde un punto de vista botánico.

En la siguiente sección te comento los puntos más relevantes.

¿Qué son los canónigos? Descripción botánica

Los canónigos, también conocidos por su nombre científico Valerianella Locusta, del género Valerianella y de la familia Valerianaceae. Son una de las hortalizas de hojas más exquisitas y consumidas con mucha frecuencia en Europa.

Esta planta anual de tipo herbácea crece hasta alcanzar los 30 cm de altura.

Presenta hojas comestibles en forma de roseta, color verde grisáceo, que se utilizan para hacer deliciosas ensaladas durante todo el año.

Las puedes usar enteras, o «troceadas» utilizando una tabla de cortar:

Canónigos (Valerianella Locusta), de la familia botánica Valerianaceae que han recibido buenos cuidados
Desde luego es una de las hortalizas de hoja más útiles y también de las más fáciles que hay en el cultivo, porque basta con tener herramientas básicas y una maceta no demasiado grande, pudiendo tener a esta planta en tu casa, balcón, terraza, invernaderos y demás.

Propiedades nutricionales de los canónigos

Los canónigos son más densos en nutrientes que la lechuga común. Tienen minerales como yodo, hierro, magnesio, fósforo y potasio. Son ricos en fibra y en agua, además de en vitaminas como la C, B6 y B9.

Es un alimento con muy pocas calorías, por lo que puede servir para ayudar a perder peso.

Conclusiones sobre plantar canónigos con o sin semillas

En conclusión, ¡los canónigos son geniales!

Es una de las plantas más agradecidas de cultivar porque le va bien casi cualquier suelo, aunque como ya te digo ten cuidado con las altas temperaturas y riega tus plantas de manera disciplinada.

Una pregunta rápida:

¿Cómo de en serio te tomas tú el cultivo de hortalizas?

Si la respuesta es nada en serio… entonces, no tengo nada que ofrecerte.

Pero si quieres hacerlo lo mejor posible, te invito a descargar gratis mi ebook visual sobre los 10 errores que debes evitar en tu huerto o jardín. Haz click en el enlace verde y podrás descargarlo ahora mismo.

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *