Cómo plantar MENTA con semillas o esqueje (guía por pasos)

Plantar menta

Así que quieres plantar o sembrar menta.

¡Muy buena idea! 🙂

Pero si estás aquí es porque no sabes exactamente cómo hacerlo.

Pues bien, déjame decirte que has hecho bien en buscar esta guía de Gracias Naturaleza.

Más que nada porque la menta (Mentha piperita) es una hierba aromática un tanto particular. Si no la cuidas bien es muy posible que no consigas que crezca sana…

No te preocupes, porque en esta guía práctica te cuento todo lo que tienes que saber sobre el cultivo de menta antes de animarte y plantar unas semillitas.

¡Vamos a ello!

¿Cómo sembrar menta en un huerto paso a paso?

(Si quieres plantar menta en maceta en vez de en huerto, sigue leyendo porque más abajo en esta guía te cuento si esto es posible y cómo hacerlo bien.)

A continuación te cuento los pasos para sembrar menta:

  1. Consigue esquejes, plantones o semillas de menta.
  2. Limpia el terreno retirando restos de plantas que compitan con la menta.
  3. Humedece el terreno antes de sembrar para favorecer el desarrollo de las raíces de la nueva planta.
  4. Fertiliza el suelo añadiendo una capa de humus sobre la tierra.
  5. Planta el esqueje en el suelo a unos 5 centímetros de profundidad, del tal manera que quede bien sujeto.
  6. Si has optado por usar semillas en lugar de esquejes, espárcelas de forma que queden ligeramente enterradas, a 1 centímetro de profundidad.
  7. Riega con frecuencia para mantener la plantación húmeda, pero sin encharcar.

Primero tendrás que elegir la variedad de menta que quieres cultivar.

Hay muchas variedades, las más frecuentes son la menta piperita (Mentha piperita) y la hierbabuena (Mentha spicata), pero hay muchas más.

Aquí te cuento las diferencias entre hierbabuena y menta en una guía con fotos.

Dicho esto:

Puedes sembrar menta con esquejes o también puedes hacerlo con semillas.

Lo bueno es que los pasos que te he contado sirven igual para plantar menta con semillas que con esquejes.

Plantar de menta (Mentha piperita) en huerto con flores
Como de costumbre, puedes plantar menta fácilmente a partir de semillas y también mediante esquejes. Esta es una planta que puede alcanzar un crecimiento vertical notable, y con buena cosecha varias veces al año.

La pregunta es…

¿Cuándo sembrar la menta?

El mejor momento para sembrar menta es en primavera, pero si vives en clima cálido también puedes sembrar menta en otoño.

Luz solar (sol o sombra) y distancia de siembra aconsejada

Si siembras en terreno procura que la distancia entre los plantones sea de 15 a 30 centímetros, ya que la menta necesita espacio alrededor.

Es una planta que crece en horizontal y además se propaga con mucha facilidad.

Por este motivo necesita suficiente espacio alrededor para desarrollarse bien.

Respecto a la luz solar que necesita la menta… te cuento, es una planta que crece bien en lugares soleados con la precaución de protegerla de los rayos intensos del mediodía para que no se quemen sus hojas.

Pero en lugares de semisombra o de sombra también se desarrolla perfectamente.

Plantar menta en huerto o en maceta también resulta en bonitas flores lilas
No todo el mundo lo sabe, pero las flores de la menta son MUY bonitas y MUY llamativas con esa curiosa forma en ocasiones esférica y ese color lila claro. ¡Otra razón más para sembrar menta!

Tal vez el crecimiento será un poco más lento, pero la menta se adapta bien a la sombra.

Así que no te preocupes si en tu jardín o en tu balcón no disfrutas de la luz del sol, tu menta crecerá igual.

En el jardín estará muy bien debajo de algún árbol.

Que le de el sol por la mañana y la sombra por la tarde.

Y un detalle también importante es el tipo de suelo en el que plantar menta… sobre este tema te lo cuento todo en la siguiente sección.

¿Qué suelo le conviene al cultivo de menta para crecer bien?

La menta se adapta bien a gran variedad de suelos.

Las condiciones óptimas para ella es un suelo neutro, con pH de 5,8 a 7, y que sea suelto, muy húmedo y bien drenado.

Para crecer con vigor necesita que sea un suelo rico en nutrientes. Puedes fertilizar de vez en cuando con humus u otros abonos orgánicos.

No tolera bien los suelos muy calizos, con muy pocos nutrientes, secos y con piedras.

En estas condiciones sus raíces no pueden crecer como necesitan. Así que ya sabes.

Naturalmente quizá te estés preguntando si se puede cultivar en maceta, puesto que quizás estés entre quienes quieren plantar menta para uso en su propia casa.

Cultivar menta en maceta: ¿es posible?

Por supuesto que puedes sembrar un planta de menta en maceta.

De hecho te lo recomiendo.

Cultivar menta en maceta es una de las formas más usuales de plantar menta en casa. No solo podrás controlar mejor la temperatura y luz solar, y tenerla siempre a mano en casa, sino que controlas mejor su crecimiento.

Como te he contado, la menta crece en horizontal y es de muy fácil propagación, de tal manera que si no la controlas, sus raíces rápidamente se apoderan del terreno disponible y se convierte en invasiva (que no es lo mismo que invasora, puesto que invasoras son especies extranjeras que invaden el territorio compitiendo con las nativas).

Maceta en la que se ha sembrado menta ideal para casa
La menta es una de las mejores hierbas aromáticas para plantar en tu casa y en una maceta, y de hecho muchas personas prefieren sembrar sus semillas de menta en maceta aún disponiendo de un terreno.

Una manera de controlar su crecimiento es poniendo obstáculos físicos, por ejemplo cultivarla aislada de otras plantas y en un tiesto.

¡De ahí no se sale!

Eso sí, elige una maceta de 30 a 40 centímetros de diámetro para que tenga espacio suficiente.

¡Y que cuente con un buen drenaje!

Para rellenar la maceta puedes usar un compost arenoso, o preparar tu propia mezcla con 1 parte de humus de lombriz, 1 parte de turba y 1 parte de fibra de coco.

Esta mezcla te garantiza un buen aporte nutritivo y un buen drenaje. 🙂

Si al final la vas a cultivar en jardín te cuento un truquillo: te puedes ayudar de un barreño sin fondo, lo introduces en la tierra y siembras la menta dentro del barreño.

De esta forma las raíces van a encontrar ese obstáculo en su propagación.

Cuidados de la menta

La menta se adapta con facilidad a gran variedad de condiciones, además se propaga con mucha facilidad. Con los siguientes cuidados tendrás tu planta de menta vigorosa y llena de hojas:

  • Insolación: La menta puede crecer tanto al sol, como en semisombra o a la sombra.
  • Sustrato: La menta prefiere sustratos húmedos y ricos en nutrientes, y le va mal en sustratos calizos, pobres y con piedras que no permiten a sus raíces desarrollarse correctamente.
  • Riego: La menta requiere de riegos moderados que mantengan constante la humedad.
  • Abonado: No es indispensable, pero si abonas con humus en primavera y verano (que son las épocas de gran crecimiento de la planta) aseguras que tenga los nutrientes que necesita.
  • Poda: Poda de forma regular para mantener la planta compacta y estimular su frondosidad.

Riegos de la menta: mucha humedad

La menta necesita mucha humedad y requiere de riegos moderados, o incluso abundantes en primavera y verano.

Tienes que vigilar que la planta esté siempre húmeda. Así que en verano y épocas de calor tendrás que regar 1 vez al día, o incluso más. Vigila que después de regar no queden encharcamientos.

El riego por goteo es ideal para estas necesidades, la tierra siempre húmeda pero sin encharcamientos.

Poda de la menta para estimular su frondosidad en huerto o maceta

Corta con regularidad la parte superior de la planta. De esta forma estimulas la frondosidad y crecimiento en horizontal.

Ejemplo de poda horizontal en el cuidado de la menta
Aquí puedes ver un ejemplo de una planta de menta en una maceta que ha sido podada para estimular su crecimiento horizontal más que su crecimiento vertical.

También es importante que cortes los capullos de la flor cuando aparezcan (de junio a septiembre). Esto se hace para mantener la planta compacta y evitar que se extienda de forma descontrolada. Además si dejas que florezcan las flores, las hojas pierden en parte su sabor.

En invierno conviene que podes la planta al completo, y que protejas las raíces subterráneas de las heladas, con mantillo por ejemplo. Al llegar la primavera verás como la planta rebrota de nuevo con toda su fuerza.

Plagas y enfermedades

Las principales plagas y enfermedades que pueden atacar a la menta son:

  • Pulgón: Lo puedes combatir con jabón potásico.
  • Oídio: Aparece un polvo blanco sobre hojas, tallos y nuevos brotes.
  • Mosca blanca: Produce manchas amarillentas en las hojas.
  • Roya: Ataca tallos y hojas produciendo un polvillo rojo o anaranjado.
  • Antracnosis: Produce manchas en las hojas y necrosis en los tallos.

Para prevenir los hongos te recomiendo que mantengas la planta bien aireada y que uses un sistema de riego por goteo. Conseguirás tener una humedad constante sin encharcamientos.

Reproducción de la menta: todas las maneras a tener en mente

Obtener esquejes de menta es muy fácil.

En una planta de menta ya madura, con unas tijeras bien afiladas corta una rama de unos 10 o 15 centímetros.

Ilustración de la menta como hierba aromática y medicinal
Bonita ilustración de la menta como hierba aromática y medicinal. La verdad que yo no podría decidir cuál es mi hierba aromática preferida, pero sin duda la menta es una de las mejores, en gran parte por su olor y sabor tan especial y característico.

La tienes que cortar 1 centímetro por encima del suelo más o menos.

Le quitas las hojas de la parte de abajo para que no se pudran al meterla en agua.

Metes la ramita en un vaso de agua, y lo colocas en un lugar soleado y a una temperatura cálida, de unos 20 a 25 grados.

En el plazo de 1 semana verás como van apareciendo raíces. Cuando las raíces tengan una longitud aceptable ya tienes tu esqueje listo para ser trasplantado.

Otra forma de reproducir menta es mediante rizomas.

Los rizomas son unos tallos subterráneos que la menta usa para reproducirse.

De una planta ya madura la retiras de la maceta y cortas varios rizomas de 3 a 5 centímetros de longitud. Elige aquellos trozos que veas con raíces más abundantes.

Y usa los rizomas de forma parecida a los esquejes. Los plantas en una nueva maceta a 5 centímetros de profundidad y separados entre sí unos 15 a 30 centímetros. De cada rizoma crecerá una nueva planta.

Otra forma más de reproducir la menta es por división de la planta.

De hecho a los 3 o 4 años de tener tu menta en maceta habrá crecido tanto que las raíces habrán quedado apretadas. Así que es casi una necesidad hacer este proceso.

Saca la planta del tiesto, y divide con cuidado en 2 o 3 partes.

Y plántalas de nuevo de forma independiente.

Así de sencillo.

El momento ideal para la división es en abril o en septiembre-octubre.

Ahora vamos a disfrutar de nuestros (merecidos) resultados después de plantar menta… ¿Cómo cosechar y cuánto tarda en crecer esta genial hierba aromática?

¿Cómo cosechar la menta?

La menta te da hasta 2 o 3 cosechas por año, desde la primavera hasta final del otoño.

Recoge las hojas a primera hora de la mañana que es el momento en que más aceites esenciales se concentran en las hojas.

Como precaución, procura no cortar más de una tercera parte de la planta cada vez para no debilitar demasiado a la planta, y deja el tiempo necesario para que se recupere antes de la siguiente cosecha.

¿Cuánto tiempo tarda en crecer la menta?

Las semillas de menta tardan en germinar unos 15 días. Y cuenta unos días más para que la plantita se desarrolle un poco.

Si siembras desde esqueje (o trasplantas la plantita germinada) tendrás que esperar de 3 a 5 meses para recoger hojas frescas de menta.

Asociaciones favorables en el cultivo de la menta

La menta potencia el sabor de la remolacha, los guisantes y los tomates. También se asocia bien con la col, la coliflor y el brócoli, puesto que la menta mantiene alejada la polilla de la col.

Aunque la recomendación es cultivarla en solitario debido a que invade fácilmente las plantas que tiene cerca.

No se asocia bien con otras variedades distintas de menta ni con el perejil.

Usos de la menta y propiedades interesantes

La menta es una planta aromática conocida y usada desde la antigüedad.

Sus hojas llenas de sabor las usarás en la cocina como condimento y saborizante en diversos platos. También la usarás para aliñar bebidas (el té helado del verano y los ricos mojitos sin ir más lejos). Hay muchos postres que con el toque de menta les darás un punto de frescor y de originalidad.

Por supuesto también puedes tomar menta en infusión, sola o acompañando a otras hierbas, por ejemplo los clásicos té o poleo con menta.

Gracias a sus propiedades beneficiosas para la salud es apreciada y usada para distintos remedios naturales:

  • Tiene propiedades beneficiosas para el sistema respiratorio por el mentol que contienen sus hojas.
  • Tiene propiedades beneficiosas para el sistema digestivo, ayuda con las digestiones y es un buen remedio en caso de vómitos.
  • Atenúa los dolores de cabeza, y se recomienda en situaciones de esfuerzo mental.
  • Las hojas de menta masticadas refrescan el aliento y combaten las bacterias que originan el mal olor.

¿Por qué sembrar menta en el huerto o en el jardín?

Es bueno plantar menta en tu terreno porque es un repelente natural contra hormigas y pulgones. Y en época de floración atrae a insectos polinizadores, como abejas, avispas, mariposas, etc.

¡Y también es buena para los animales y mascotas!

Sí, a las gallinas les encanta, y si tienes otros animales como perros o gatos (o ganado) también es buena, se refrotan en ella y se comen sus hojas y sus flores.

Resumen y conclusiones sobre plantar menta en tu huerto, jardín o casa

Como conclusión, para que tengas de un solo vistazo las condiciones idóneas para cultivar menta, aquí te dejo un resumen:

  1. Puedes reproducir menta con esquejes, con rizomas, por división de plantas y también con semillas.
  2. Elige un suelo neutro, suelto, húmedo y rico en nutrientes para ella.
  3. La menta se reproduce en horizontal, es invasiva y necesita su espacio.
  4. La menta se adapta bien a un lugar en semisombra o a la sombra.
  5. Dale riegos moderados que mantengan la planta húmeda pero sin encharcar.
  6. Proporciona algo de abono orgánico en primavera y verano, y una poda al comienzo del invierno.

EXTRA – Errores en el cultivo de hierbas

Como has llegado hasta el final de esta guía sobre hierbas, apuesto a que de verdad te interesa mucho el tema. ¡Genial!

En ese caso, te ofrezco ahora mismo la posibilidad de descargar GRATIS mi ebook sobre los 10 peores errores que puedes cometer a la hora de cuidar tus plantas (de huerto, de jardín o de interior).

Aquí tienes el enlace de descarga:

10 Errores a evitar en tu huerto jardín.

Repito… es 100% gratis, ¡y te será muy útil!

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *