Suelo ácido: pH, Características y Cómo corregirlo fácilmente

Suelo ácido

Sí, soy consciente.

Sé que esto del suelo ácido parece complicado.

Y yo no te voy a engañar:

En cierto modo sí que es un lío. 🙂

Pero escucha… te prometo que si aprendes unos conceptos básicos, explicados bien y en el orden correcto, entonces el temita se vuelve MUCHO más fácil.

Aquí aprenderás qué es un suelo ácido, cómo detectarlo, corregirlo, sus causas, consecuencias y mucho más.

Así que venga, ¡vamos al lío!

¿Cómo saber si tu suelo es ácido?

Comprobar que un suelo es ácido es un proceso sencillo de tan solo dos pasos:

  1. Lo primero que debes hacer es medir el pH del suelo con un aparato diseñado para esto que se clava en la tierra. Usualmente se puede conseguir en cualquier tienda de jardinería.
  2. Después de medir el pH de tu suelo y anotar el valor que obtuviste, has de saber que el suelo ácido es todo aquel con un pH por debajo de 7.

Así que ya ves.

Super fácil, ¿no?

Y este tipo de aparatos son bastante baratos:

Medidor de pH para detectar suelos ácidos
Los medidores de pH vienen en muchos formatos y disposiciones, y es que realmente este tipo de aparatos también son útiles en otros ámbitos como para el mantenimiento de piscinas. En nuestro caso lo que interesa es la jardinería o agricultura, y este es el aspecto que tienen.

Sin embargo, en términos prácticos los suelos ácidos podrían causar problemas cuando el pH está por debajo de 6,5 o 6.

Es decir, un pH de 6,8 tampoco es para echarse las manos a la cabeza.

De hecho, existen muchísimas plantas como por ejemplo árboles frutales de hueso (como el melocotonero) que se benefician de un cultivo en suelos neutros o con pH ligeramente ácido.

El melocotonero es uno de los árboles y plantas acidófilos para suelos ácidos
El melocotonero y otros frutales de hueso prefieren suelos con un pH neutro o ligeramente ácido, y este también es el caso del limonero e incluso de otros tipos de frutales, como por ejemplo el arbusto de frambuesas. Te recomiendo leer mi guía de abonado del limonero, para hacerte una idea cómo manejar este frutal.

Ahora bien:

Lo más probable es que te estés preguntando qué narices causa que un suelo se haga ácido.

Es una pregunta importante, porque resulta que es mejor prevenir que curar.

¿Qué causa que un suelo se vuelva ácido?

El suelo se acidifica porque la concentración de los iones positivos de hidrógeno en el suelo aumenta. De hecho, es un proceso natural que ocurre debido a una combinación de factores que son propios de la naturaleza, aunque por otro lado la acción humana también puede provocar suelos ácidos.

Así que existen muchísimas causas.

De modo que aquí abajo te cuento las 5 causas más comunes de suelo ácido:

1. La utilización excesiva de fertilizantes de amonio

En el caso de fertilizantes de amonio (NH4+), el proceso de nitrificación va a causar que se liberen iones positivos a la tierra, haciéndola más ácida.

Fertilizantes de amonio son causa de iones positivos que acidifican la tierra
Este es el aspecto que tienen un fertilizante granulado de nitrato de amonio o nitrato amónico. Por su lado, el sulfato amónico tiene un aspecto un tanto diferente, y también es frecuente su aplicación en polvo o mediante la fertirrigación.

2. Las plantas también pueden acidificar tu suelo

Quizás te estés preguntando, ¿cómo eso es posible?

Te explico…

Las plantas para crecer y desarrollarse absorben nutrientes del suelo. En el caso de absorber demasiados minerales como el magnesio y el calcio (mientras que el hierro y el aluminio son menos empleados), esto puede provocar un desbalance que lleve a la acidificación del suelo.

Es algo que hay que tener en cuenta a la hora de preparar un huerto… y si te interesa, te aconsejo leer mi guía sobre pasos en la preparación del terreno.

Además, las raíces secretan ácidos grasos en la absorción de nutrientes, con lo que eso también colabora a la acidificación del suelo.

3. Mucha lluvia ácida

Zonas en donde haya mucha precipitación provocan altos niveles de acidez en los suelos, porque la lluvia suele ser ligeramente ácida con un pH de 5,7 (esto sucede por el ácido carbónico que se forma en la atmósfera al reaccionar el CO2 con el agua).

La lluvia ácida crea suelos ácidos naturalmente
Además de la reacción del agua con el CO2 formando ácido carbónico, la lluvia también contribuye a acidificar el suelo mediante la lixiviación de minerales como el calcio y el magnesio.

Evidentemente, esto es aún más problemático en las áreas donde se da la infame «lluvia ácida», que como te puedes imaginar es otra causa más tras la acidificación de tu terreno.

4. Descomposición de materia orgánica

Esto se debe a que la descomposición de la materia orgánica también produce CO2, el cual al interaccionar con el agua puede formar compuestos ácidos (como el carbónico) en tu suelo.

Es entendible que este dato sea confuso, ya que estamos acostumbrados a escuchar maravillas sobre la materia orgánica como fertilizante para el suelo.

Y sí, es un gran fertilizante. Pero, la moderación en agricultura es una gran virtud.

5. Actividades mineras

Por último, los desechos de las minas también pueden acidificar el suelo por la oxidación de la pirita.

Evidentemente, este es un problema muy particular y lo más probable es que no sea tu caso. Pero aún así quería incluirlo para que este artículo fuera lo más completo posible.

Como curiosidad, este es el aspecto de la pirita:

Restos de minera como la pirita generan suelos ácidos que perjudican la agricultura
Efectivamente las actividades mineras pueden resultar en un suelo ácido, pero si estás leyendo esto apuesto que lo más relevante para ti son las otras causas de acidificación del terreno… y lo que es más importante, sus consecuencias y tratamientos.

Entonces, la pregunta es:

¿Qué pasa si el suelo es ácido? Excesos y deficiencias de nutrientes

Los suelos que son ácidos están relacionados con toxicidades y deficiencias de elementos químicos en las plantas, lo que significa que dificultan las condiciones de su crecimiento y desarrollo. Por otro lado, existe una pequeña variedad de plantas que se benefician del suelo ácido.

Los suelos ácidos suelen tener exceso de metales:

  1. Hierro
  2. Zinc
  3. Aluminio
  4. Cobre
  5. Manganeso

Por otro lado, los suelos ácidos suelen tener deficiencias en:

  1. Molibdeno
  2. Calcio
  3. Fósforo
  4. Magnesio
  5. Boro

Como regla general, el crecimiento de las plantas y los procesos del suelo, así como la disponibilidad de nutrientes y la actividad microbiana se favorece entre el rango de pH de 6.5 a 8.

Tampoco te creas que el suelo cuanto menos ácido, mejor…

Porque los suelos alcalinos, como suelen ser los suelos calizos, corren el riesgo de presentar deficiencias de metales como hierro.

Esto hace que las plantas no puedan desarrollarse correctamente, y se manifiesta con el síntoma conocido como clorosis férrica.

Verás que las hojas de tus plantas tienen un aspecto amarillento como este:

La clorosis es síntoma de desbalance de nutrientes y metales, por suelos alcalinos
La clorosis es un síntoma de enfermedad vegetal no específico, puesto que también lo pueden presentar las plantas con deficiencia de nitrógeno, y no solo de hierro.

Por otro lado, el problema de los suelos ácidos es precisamente el contrario.

Tienen DEMASIADOS metales.

Más concretamente, el mayor problema de los suelos ácidos es la toxicidad por aluminio. El aluminio en cantidades tóxicas afecta la raíz de la planta porque impide la absorción de agua y nutrientes.

La toxicidad de aluminio es lo que pasa en suelos muy ácidos
Hay que tener mucho ojo con algunos metales como el aluminio puesto que estos podrían tener efectos nocivos en las plantas. En los suelos ácidos, este efecto indeseable suele verse exacerbado.

Sobre todo en el caso de los suelos con muchos sulfatos, que también son los más difíciles de intentar corregir, como ya verás más adelante en este artículo.

¿Qué pH prefieren las plantas de la huerta?

En ambos extremos de pH (tanto ácido como básico) habrá un exceso o una deficiencia de nutrientes que va a afectar las plantas y la salud del suelo directamente, interrumpiendo un desarrollo exitoso de estas.

Las plantas más comunes (por ejemplo, las hortalizas que siembras en tu huerto casero), crecen idealmente en un pH de 7 o un poco más bajo.

La mayoría de las plantas no van a prosperar en suelos que sean demasiado ácido o demasiado alcalino.

Aunque existen cultivos de lo más versátiles, como el arroz:

El arroz es una planta que puede sobrevivir en pH bajo
Aún en suelos bastante ácidos se puede cultivar arroz, algunos frutos secos o hierbas y sobre todo frutales como mango y cítricos.

Por esta razón, es importante medir el pH de tu suelo.

De esta manera, puedes estar al tanto de los cambios que ocurren y hacer los debidos ajustes para remediarlo.

La cuestión es:

¿Qué plantas hay para suelo ácido?

Ahora te digo que plantas debes conseguir si quieres construir tu jardín de suelo ácido.

Aquí va un dato curioso… Las plantas que necesitan de la acidez del suelo para su desarrollo se llaman plantas acidófilas.

Algunas de estas son:

  1. Gardenias
  2. Camelias
  3. Azaleas
  4. Hortensias
  5. Helechos
  6. Rododendros
  7. Brezo

Por si no lo sabías, la mayoría de las plantas mencionadas tienen preciosas flores, así que tu jardín de suelo ácido no tiene por qué ser aburrido.

Pero si quieres cultivar alimentos en suelos ácidos, también puedes probar con:

  1. Arándanos
  2. Piña
  3. Algunas hierbas
  4. Mango
  5. Arroz
  6. Anacardos
  7. Cítricos
  8. Mandioca

Desde luego, con todas las flores que te he dicho en la primera lista de plantas para suelo ácido, a tu jardín no le faltará color con todas estas opciones tan coloridas para iluminar tu jardín y alegrar tu día.

Por ejemplo, mira esta preciosa gardenia…

Gardenia como ejemplo de planta acidófila
La gardenia es una de las flores blancas más elegantes que existe, al menos en mi opinión personal. ¿Tú que opinas?

Concretamente, el pH donde estas plantas prosperan está entre los valores de 5.5 y 6.5.

Además de esto, les favorece un ambiente húmedo en la mayor parte del año. Pero si vives en un lugar donde no es muy húmedo, pues tampoco pasa nada. Solo debes asegurarte de que las riegas con agua frecuentemente para así mantener la humedad en el suelo.

También es importante que tengan un buen drenaje, para que la planta no se encharque.

Dicho esto, quizá tú prefieras un pH neutro en tu suelo, para que la versatilidad de cultivos a tu disposición sea mayor.

En ese caso, no te preocupes porque los suelos ácidos se pueden corregir.

¿Cómo se corrige el suelo ácido (alcalinización)?

Te digo las 5 soluciones principales para alcalinizar el suelo de tu huerto o jardín.

1. Cal, mediante una enmienda caliza (encalado)

Es el método más común para corregir la acidez del suelo. La piedra caliza contiene carbonato de calcio y carbonato de magnesio con el fin de neutralizar los ácidos en el suelo. Es muy accesible también. Se utiliza en la capa superficial del suelo porque no se disuelve bien en agua.

Enmienda caliza o encalado con cal para corregir el pH ácido en el suelo
El encalado es el método estándar con el que se corrigen los suelos ácidos, porque es barato y no tiene mayor misterio. Sin embargo, una desventaja de la cal es su baja solubilidad, con lo que no podrás usar este método junto a tu agua de riego.

2. Aplicación de limo o dolomita

La segunda técnica para mejorar los suelos ácidos se trata de utilizar materia como limo o dolomita tras la siembra de semillas. Es útil puesto que no solo se incrementa el pH del suelo, sino que este tratamiento también mejora su fertilidad.

3. Rotación de cultivos

Si sospechas que son tus actividades agrícolas las responsables del suelo ácido, siempre puedes empezar con un calendario de rotación de cultivos para dejar descansar la tierra y neutralizar la acidez, cultivando plantas que no la exacerben.

4. Estiércol con compuestos básicos

El estiércol puede ayudar a neutralizar los suelos ácidos si contiene la suficiente cantidad de cationes básicos. Existen muchísimos tipos de estiércol, y no todos te servirán, así que tendrás que investigar las etiquetas de composición o análisis químico del estiércol que decidas usar.

5. Agua de riego con carbonato de potasio

Además de la cal, hay sustancias que sí que tienen buena solubilidad, con lo que los puedes mezclar con el agua de riego y utilizarlos con facilidad. Un ejemplo es el carbonato de potasio .

Por último, si deseas acidificar tu suelo, que sepas que también hay varias opciones para conseguirlo.

¡Pero cuidado!

Es importante usar estas técnicas con las debidas precauciones, ya que, si se abusa de ellos, pueden hacer que el pH baje a unos niveles no deseados y provocar daños serios.

En la siguiente sección te cuento más sobre cómo acidificar tu suelo.

¿Cómo hacer un suelo ácido (acidificación)?

Las 5 alternativas que puedes utilizar son las siguientes:

1. Turba o tierra rubia

Es mi método favorito porque es el más natural, a la par que barato. Resulta que hay muchos tipos de compost o abono. Este tipo de abonado con turba reduce el pH de tu suelo, porque la turba rubia tiene un pH muy bajo, de tan solo 3,5 a 4.

Con turba puedes hacer un suelo ácido en tu jardín o huerto
Existen distintos tipos de turba, notablemente la turba negra y la turba rubia. La rubia es la más ácida, pero la turba negra también es algo ácida así que te puede servir para lograr el mismo propósito. En general, la turba rubia se emplea para dar estructura al suelo, mientras que la negra se usa para nutrir las plantas. Cuidado con no confundir la turba con la tierra negra para plantas, porque no tienen nada que ver.

2. Sulfato de hierro

Es accesible y lo puedes conseguir en tiendas de jardinería. Como nota importante, si este se usa muy frecuentemente, necesitas añadir un fertilizante de fosfato ya que es común que los niveles de fosfato bajen al usar sulfato de hierro. La dosis es de entre 2 a 4 gramos por litro de agua de riego, y el resultado es bastante rápido.

3. Azufre

Es de bajo coste y se usa mucho. El azufre lo añades tú, y compruebas cada medio año si el suelo se ha acidificado (éxito) o no (fracaso). Sin embargo, el trabajo lo hacen todos los microorganismos que habitan en tu suelo, ya que ellos son los llevan a cabo la reacción química que convierte el azufre en ácido sulfúrico. Obviamente, esto va a causar que aumente la acidez del suelo. La dosis suele ser de 0,5 Kg por metro cuadrado.

4. Sulfato de aluminio

Es muy efectivo, pero su uso continuo puede causar que el pH se reduzca demasiado. Hay que tener cuidado con el sulfato de aluminio porque este se acumula en el suelo y puede convertir tu suelo en uno tóxico. Y eso no es lo que buscamos.

5. Fertilizantes a base de amonio

Resulta evidente, ¿verdad? Ya te he hablado de ellos como una de las causas de suelos ácidos, así que si el objetivo es precisamente acidificar tu suelo, un fertilizante con sulfato de amonio puede ser muy útil.

Las dos zonas del mundo con suelos ácidos

De manera natural, existen en el mundo dos grandes bandas con suelos ácidos:

  1. La primera es en zonas de clima templado y húmedo.
  2. La segunda es en zonas tropicales húmedas de selva y sabana.

Más concretamente, la primera zona suele ser donde se presentan bosques de coníferas.

Los bosques de coníferas en zonas templadas y húmedas tienen suelos ácidos naturales
Las zonas de coníferas tienden a presentar suelos ácidos, más aún en zonas de latitudes más altas en las que el clima es templado y adicionalmente húmedo. Nótese que los suelos ácidos predominan en grandes superficies en todo el mundo y son algo natural. Hay muchas plantas acidófilas con las que puedes hacer un jardín perfectamente adaptado a este suelo.

Pero cuidado, por favor, no confundas suelo ácido con suelo alcalino, porque no tienen nada que ver.

¿Qué diferencia hay entre el suelo ácido y alcalino?

La diferencia entre suelo ácido y alcalino reside en su pH. Un suelo ácido cuenta con un valor de pH de entre 3 a 7, mientras que un valor mayor de 7 indica que el suelo es alcalino.

Y un valor de 7 indica que el suelo es neutral.

La escala de pH tiene una puntuación máxima de 14, y una puntuación mínima de 0.

Como en todo en la vida, es necesario tener un balance.

Escala química de pH de 0 a 14

Conclusiones sobre los suelos ácidos

En conclusión, ya ves lo importante que es el tema del pH en relación con la jardinería, agricultura y horticultura.

Sin duda alguna es de esas cuestiones químicas que conviene que aprendas lo antes posible en tu formación.

Por último, me gustaría darte un pequeño truquillo extra.

Consiste en otro método para hacer el suelo menos ácido. Y utiliza un ingrediente natural que seguro que tienes por tu casa:

¡Las cáscaras de huevo!

Las cáscaras de huevo sirven para mejorar suelos ácidos y proveer calcio a las plantas
Incluso existen estudios científicos que evalúan el potencial neutralizador del triturado fino de la cáscara de huevo empleada en contextos agrícolas profesionales, y parece que esta funciona bien a modo dosis dependiente. Es decir, a más dosis mayor efecto, que es lo que cabría esperar.

Efectivamente, las cáscaras de huevo, por su contenido en calcio, también pueden servir para mejorar un suelo ácido, a la par que como fertilizante natural para tus plantas. Es decir, son una genial fuente de calcio para tus plantas.

Esto es lo que quiero que hagas:

Mira, si has llegado al final de este artículo, es que DE VERDAD tienes un gran interés en aprender sobre tipos de suelo, sustrato o tierra.

Es un tema apasionante, pero la realidad es que hay muchos más factores clave a tener en cuenta si quieres que tus plantas sobrevivan y prosperen como ellas se merecen.

Por eso, aquí te dejo un enlace para descargar gratis mi ebook, 10 Errores a evitar en tu huerto o jardín.

Échale un ojo, ¡no te arrepentirás!

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

2 comentarios en “Suelo ácido: pH, Características y Cómo corregirlo fácilmente”

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *