Suelo ARCILLOSO: Propiedades y Plantas ideales para este

Suelo arcilloso

Madre mía…

¡Pocas cosas tienen peor fama en agricultura que el suelo arcilloso!

A mí casi que me da algo de penita el pobre. 🙂

¿Realmente es tan malo como lo pintan?

Pues para serte sincero, sí que puede ser un poco problemático.

Pero resulta que sus propiedades no siempre son negativas.

De hecho, hay plantas bien adaptadas para el suelo arcilloso.

Así que en realidad, este tema tiene muchas sutilezas. Te animo a leer hasta el final para sacar tus propias conclusiones.

¿Cómo es el suelo arcilloso?

El suelo arcilloso es un tipo de suelo rico en arcilla. También puede ser rico en materia orgánica, minerales, microorganismos, agua y aire. Sin embargo, se diferencia de otros suelos en el tipo de minerales que contiene y en el tamaño de cada una de las partículas.

Dicho tamaño y tipo de las partículas determina la textura, la porosidad, el color y la estructura característica de un suelo arcilloso.

Cultivo de lechuga crece en superficie arcillosa agrícola
Brote de lechuga creciendo sobre un suelo extremadamente arcilloso.

El suelo arcilloso contiene partículas de pequeño tamaño… es decir, muy finas, las cuales se encuentran saturadas de agua.

Esto tiene una implicación muy importante:

Sobre el «mal» drenaje en suelos arcillosos

Los suelos arcillosos no se secan con facilidad y así pues tienen dificultades para drenar el agua.

Coloquialmente, a esto se le llama «mal drenaje».

Inundación por retención de agua y característica falta de drenaje
Esta imagen ilustra a la perfección uno de los mayores problemas que puedes tener: las inundaciones. Cuando el suelo se satura de agua y no drena bien, esto es lo que pasa. Una posible solución si tienes un huerto familiar a pequeña escala, o un huerto urbano, es aprovechar las ventajas de los bancales elevados. Eso sí, si usas en ellos tierra arcillosa se saturarán igualmente, aunque puedes compensarlo comprando algo de tierra negra con buena textura.

Además, se tratan de suelos pesados.

Todo esto se debe a la composición particular que tienen los suelos arcillosos.

Composición del suelo arcilloso

Estos suelos se componen principalmente de arcilla, pero de hecho existen diferentes tipos de partículas arcillosas. Lo más común es encontrar suelos arcillosos formados por los siguientes componentes:

  • Moscovita
  • Biotita
  • Clorita
  • Caolinita
  • Vermiculita

También hay suelos arcillosos que contienen óxidos de cuarzo, yeso, halita, feldespatos y calcita, pero estas partículas son menos frecuentes.

Además, gracias a su naturaleza, este tipo de suelo tiene la capacidad de retener minerales como el hierro y el aluminio, sin mencionar que también retienen muchísimo la humedad y el agua (como ya te he comentado).

Suelo arcilloso rico en moscovita, biotita, clorita, caolinita y vermiculita

Ahora que sabes su composición, te diré otras características de estos suelos.

¿Por qué?

Porque estoy seguro que entender mejor las características de este suelo te permitirá tener más claridad al respecto de cómo trabajarlo y qué plantas sembrar en un suelo arcilloso.

Y por cierto, para celebrar los ya más de 81.000 seguidores de este blog, he decidido que mi ebook (sobre 10 terribles errores a evitar en tus plantas) a partir de ahora es gratis. 🌱🌱🌱




Características del suelo arcilloso: partículas, porosidad, pH y más

Debido a lo que te mencioné en la sección anterior, no es de extrañar que el suelo arcilloso también sea conocido con el nombre de “suelo pesado”.

Este nombre de “pesado” no hace referencia directamente al peso, sino a la dificultad que existe al trabajar el suelo.

Arcilla seca y pesada sobre herramientas de jardinería
Cuando la arcilla se seca, esta se vuelve dura. Por eso es precisamente útil en alfarería… pero en horticultura resulta de lo más molesto a la hora de trabajarlo.

Y es que este tipo de suelo tiene la tendencia a compactarse, para posteriormente deshacerse cuando se manipula mientras está húmedo.

Pero sus características no terminan aquí.

Este suelo también destaca por:

  1. Tener poca capacidad de drenar agua, y alta capacidad de retenerla.
  2. Poseer partículas pequeñas, muy finas.
  3. Contar con un pH alcalino o básico (es decir, con un valor por encima de 7).
  4. Contraerse y expandirse fácilmente durante el invierno.
  5. Requerir la adición de mucha materia orgánica al usar el suelo para cultivar, especialmente si el suelo arcilloso está compactado y carece de nutrientes. Te recuerdo que algunos nutrientes importantes son el nitrógeno para el crecimiento, el fósforo para el desarrollo vegetal, y por supuesto, el potasio para la fructificación.
  6. Saturarse bastante durante las temporadas de lluvia y en la primavera.

Realmente, todas estas características del suelo arcilloso demuestran la importancia de saber trabajar este suelo.

Por ejemplo, es un hecho que los suelos arcillosos son «pesados». ¿Pero esto quiere decir que no puedes cultivar bien en este suelo?

Pues no, no quiere decir esto.

Es perfectamente posible cultivar en suelos arcillosos, pero tendrás que tener ciertas precauciones particulares, que en otros tipos de suelos no hace falta tener (como en el suelo calizo o suelo ácido).

¿Y cómo puedes saber cuando un suelo arcilloso está saturado de agua, se he expandido y demás?

La respuesta es sencilla: a través de su textura.

La textura del suelo arcilloso tiene mucho que decir

De acuerdo a la proporción de minerales que tenga un suelo arcillosos y a la cantidad de agua que posea, es posible distinguir diversas texturas de suelo arcilloso:

  1. Suelos arcillosos francos: Tienen arcilla y agua excesiva, hasta el punto en que si los tocas tu mano queda manchada. Además, los puedes moldear con facilidad.
  2. Suelos arcillosos limosos: Aunque estos suelos tienen mucha arcilla, también contienen altas cantidades de limo. Como resultado, son suelos pegajosos, y también fáciles de moldear. Los suelos limosos son de los mejores para la agricultura, por su alto contenido en nutrientes para plantas.
  3. Suelos arcillosos arenosos: En este caso, existe mayor proporción de arena, lo cual hará que el drenaje del suelo sea muchísimo mejor que en el típico suelo arcilloso.

Otro detallito curioso es el del color…

Color de los suelos arcillosos

Puedes identificar un suelo arcilloso a simple vista gracias a su coloración característica.

Esta coloración es de tono rojizo o anaranjado, tanto en la parte exterior como en el interior del suelo.

La coloración se debe a la cantidad de arcilla presente. si tu suelo tiene un tono naranja o rojo, entonces es probable que se trate de un suelo arcilloso.

Si contiene algo de arcilla, puede tener un sutil color anaranjado, como en este caso:

Suelo pobre en nutrientes, arcilloso y no calcáreo
El suelo arcilloso es difícil de manejar, porque al llover en exceso o haber inundaciones, su mal drenaje impide la absorción. Por otro lado, cuando este tipo de suelo se seca, acaba por agrietarse y volverse duro.

¿Así de sencillo?

Sí. Aunque, por supuesto, siempre puedes realizar un estudio de suelo a fondo y completo para estar 100% seguro de que efectivamente se trata de un suelo arcilloso.

A estas alturas, te quiero mencionar que aunque muchas personas confunden un suelo arcilloso con uno calcáreo, la realidad es que son bastante diferentes.

¿Cuáles son las diferencias entre el suelo arcilloso y calcáreo?

La diferencia entre un suelo arcilloso y uno calcáreo es bastante evidente.

Y es que el suelo calcáreo NO TIENE ni la textura y la coloración de un suelo arcilloso.

También difieren en su composición

Un suelo calcáreo destaca por ser pedregoso y tener un color que oscila entre marrón claro, blanco y amarillo. Es cierto que este tipo de suelos también tienden a ser algo básicos (al igual que los arcillosos), pero resultan ricos en carbonato de calcio, y generalmente pobres en hierro o zinc.

Además, tal y como su nombre indica, los suelos calcáreos son ricos en caliza, y no en arcilla.

Haz memoria y recuerda las características del suelo arcilloso que te mencioné anteriormente, y las diferencias salen a relucir.

Un bonito olivar en Andalucía, cuyo suelo de color naranja rojizo denota una probable composición arcillosa. Aún así, estos preciosos frutales mediterráneos pueden sobrevivir y prosperar sin problemas.

¡El suelo arcilloso es fácil de identificar!

Y una vez identifiques el suelo arcilloso que tienes, deberás tomar acciones oportunas para que ese suelo sea apto para el cultivo. Sencillamente porque no todas las plantas crecen bien en este tipo de suelo, y según la que quieras sembrar deberás aplicar un tratamiento específico.

¿Qué pasa si no quieres aplicar un tratamiento?

Sencillo:

Elige plantas que crezcan bien en suelo arcilloso.

Si no sabes cuáles son, a continuación te dejo algunos ejemplos.

Cultivos o plantas perfectos para suelo arcilloso

Lo creas o no, a pesar de las características del suelo arcilloso, hay muchas plantas que crecen sin problema en estos suelos.

Entre estas plantas se encuentran:

  • Plantas pertenecientes a la familia Brassicaceae: Dentro de este grupo se encuentran varias hortalizas populares, como el repollo o el brócoli, por ejemplo.
  • Árboles frutales: Entre los cuales destacan el cerezo, manzano, grosellero y el peral.
  • El ciclamor del Canadá (Cercis canadensis): Es un bonito árbol de hojas rojas que crece bien en suelos arcillosos.
  • Los girasoles: Que son unas flores de verano ideales para alegrar cualquier jardín. Si te interesa, mira mi guía práctica de cuidados del girasol.
Plantas para suelo rojo arcillosos, coles, brassicaceae y frutales como el manzano
Efectivamente, todas las coles pertenecen a la familia de las Brassicaeae, y resulta que estos cultivos le van bien a los suelos arcillosos, aunque no son los únicos.

¿Solo puedes sembrar estas plantas en suelo arcilloso?

Afortunadamente no, pero es cierto que para sembrar otro tipo de plantas necesitas manejar correctamente estos suelos.

Más que nada por su molesta tendencia a la compactación.

De hecho, otros cultivos como el olivo y los almendros también pueden crecer genial en un suelo arcilloso, e incluso dar plantaciones altamente rentables, siempre que el suelo reciba el tratamiento adecuado. Este tratamiento permite mejorar la capacidad del suelo arcilloso para promover el crecimiento de tus plantas.

¿Pero cuál es ese tratamiento? Te doy los detalles en la siguiente sección.

¿Cómo mejorar un suelo arcilloso?

Dependiendo de lo que vayas a cultivar, el suelo arcilloso puede ser un problema.

Pero siempre puedes mejorarlo con el fin de convertirlo en un suelo más apto.

¿Cómo se hace esto?

Sencillamente a través del MANEJO y PREPARACIÓN del suelo arcilloso.

Manejo del suelo arcilloso

Por un lado, el manejo de estos suelos tiene como principal objetivo evitar y prevenir la excesiva acumulación de agua, ya que eso produce encharcamientos, inundaciones, etc.

Dentro del manejo del suelo arcilloso se incluye el drenaje del agua, y para esto se realiza:

  1. Adición de materia orgánica, lo que permite mejorar el terreno y aumentar la permeabilidad. Como resultado, las raíces de tus plantas podrán penetrar el suelo con más facilidad.
  2. Siembra de una superficie vegetal, como por ejemplo grama. De esta forma se absorbe el exceso de agua.
  3. Aplicación de un programa de riego, que permite tener mayor control sobre la cantidad de agua que llega al suelo arcilloso.

Pero espera, hay más.

Preparación del suelo arcilloso

Antes de plantar, te irá bien subsolar horizontalmente el suelo cuando se encuentre seco. Esto favorece la fragmentación del terreno, y por lo tanto el drenaje.

Subsolar consiste en remover el suelo de manera profunda pero sin voltear las capas de la tierra.

Si te interesa todo este tema, te recomiendo encarecidamente leer mi guía completa sobre cómo preparar el terreno para un huerto.

Te será muy útil. 🙂

Mejorar el drenaje de la tierra

Por otro lado, si quieres que tu suelo arcilloso quede todavía mejor para el cultivo, otra opción es instalar drenajes por debajo de la tierra o dejar áreas abiertas para permitir que el agua evacúe.

Por supuesto, añadir sustratos arenosos también puede mejorar el drenaje y corregir la tendencia a la compactación.

Añadir biochar para mejorar la textura del suelo arcilloso

Otro truco es añadir biochar a tu suelo si este tiene un alto contenido de arcilla. El biochar hace que la textura sea un tanto más esponjosa y mullida.

Por supuesto, también tendrás que ocuparte de la fertilización, usando estiércol, compost, humus de lombriz, turba o los muchos otros tipos de sustratos/abonos interesantes sobre los que te hablo con frecuencia en este blog.

Con tantas cosas a tener en mente, quizás te preguntas:

En conclusión, ¿merece la pena usar suelos arcillosos?

La realidad es la siguiente:

Los suelos arcillosos pueden ser problemáticos, pero no son tan malos como algunos los pintan.

Si consigues lidiar con ellos, puedes conseguir cultivos muy sanos.

Eso si, para macetas no te recomiendo usar suelos arcillosos, porque te será todavía más difícil evitar que la tierra se compacte dentro de un recipiente.

Además, recuerda que a la hora de regar tus plantas o flores, las macetas necesitan más riego (sobre todo si no son de plástico)… con lo que la cosa se complica.

Suelo arcilloso seco, desertificado, afectado por la sequía
Las grietas en el terreno arcilloso denotan desertificación, sequía y erosión… síntomas indirectos de la degradación del suelo.

Esto es lo que quiero que hagas:

Mira, si has llegado al final de este artículo, es que DE VERDAD tienes un gran interés en aprender sobre tipos de suelo, sustrato o tierra.

Es un tema apasionante, pero la realidad es que hay muchos más factores clave a tener en cuenta si quieres que tus plantas sobrevivan y prosperen como ellas se merecen.

Por eso, aquí te dejo un enlace para descargar gratis mi ebook, 10 Errores a evitar en tu huerto o jardín.

Échale un ojo, ¡no te arrepentirás!

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

8 comentarios en “Suelo ARCILLOSO: Propiedades y Plantas ideales para este”

  1. Hace un tiempo empecé a trabajar mi terreno el cuál contaba con bastante arcilla; de a poco le he agregado compost, arena y desechos vegetales; actualmente tengo plantación de diversos cultivos: betarraga, brócoli, ajos, zapallo y varias hierbas además de plantaciones de rosal, canna Tropicana y por supuesto los nobles geranios. Así como la naturaleza se adapta el logro es saber complementarla de la manera correcta.
    Saludos!

  2. Hola Mario, soy de Argentina y aquí tenemos la gran fortuna de tener todo tipo de suelos, tu información me vino de perilla, para corregir el lugar donde voy a plantar dos manzanos, gracias por la información.

  3. Muchas gracias Mario, un artículo muy completo e interesante. Hace poco terminé un curso de auxiliar de jardinería del cual aprendí mucho y a partir de ahí, leo todo lo referente a este maravilloso mundo. Así que ya tienes una seguidora más porque lo explicas de forma fácil y dinámica. Un saludo.

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *