Riego del tomate – Guía práctica para que crezcan grandes

Riego del tomate

Esta es la realidad:

El riego de los tomates es todo un arte.

Más que nada porque necesitas saber:

  • Cómo,
  • Cuándo,
  • Y CUÁNTO regar tus tomates…

No es difícil, pero tiene su truco. 🙂

Así que en esta guía práctica de Gracias Naturaleza te respondo a todas estas dudas, y te doy otros consejos que te también te ayudarán.

¿Qué tipo de riego requiere el tomate? Sistema recomendado

A pesar de que pueda ser algo costoso, especialmente si no utilizas un método casero, el riego por goteo es el más recomendable para esta planta.

¿Por qué?

Sencillamente porque este sistema de riego optimiza el uso del agua y la distribuye racionalmente.

Cómo es el riego del tomate con un sistema por goteo en el huerto
Los sistemas por goteo esencialmente se componen de mangueras con goteros por los que salen las gotas de agua poco a poco, humedeciendo el sustrato. Existen sistemas superficiales y también sistemas profundos.

Además, es un sistema de riego que se puede automatizar.

De hecho, en comparación con otros riegos, como el riego por aspersión (también automatizable), el riego por goteo te permite ahorrar hasta un 50% del agua y obtener mejores resultados.

Y eso no es todo.

Regar tus tomates con este método mejorará la calidad del fruto, haciendo incluso que los tomates sean más gordos y deliciosos.

Por supuesto, también puedes regar tus tomateras directamente con una manguera o regadera, pero esto es más ineficiente y cuesta más tiempo, sobre todo si tienes un huerto relativamente grande.

Si quieres probar a regar por goteo, también te recuerdo que lo puedes hacer tu mismo.

Échale un ojo a mi guía sobre cómo hacer un sistema de riego por goteo casero.

Sea como sea, además de saber cómo regar, también importa el cuándo regar, con lo que es natural hacerse la siguiente pregunta:

¿Cuándo regar el tomate?

Para determinar si es el momento ideal para regar el tomate, lo primero que necesitas evaluar es EL CLIMA.

Frecuencia de riego de tomatera de unos 2 o 3 días por semana
Cuándo los suelos son sueltos, como el que ves en esta imagen, hace falta más agua que en el caso de los suelos pesados y arcillosos, en los cuales hay que tener mucho cuidado precisamente para evitar encharcamientos.

Es decir, necesitas atender a los cambios en la temperatura y a la velocidad de evaporación del agua, para que tu planta siempre se mantenga hidratada.

En los días normales, lo mejor es regar tus plantas durante las primeras horas de la mañana, antes del mediodía.

La razón es obvia:

En las horas desde el mediodía hasta las 3-4 de la tarde, el agua se evapora más rápido debido al sol intenso y al aumento de la temperatura.

Aquí seguramente te preguntarás:

¿Entonces por qué no regar el tomate durante la noche?

Pues bien, la temperatura de la noche tiene las condiciones adecuadas para el crecimiento de hongos, porque hace más frío, hay más humedad, y si agregas agua extra estarás por tanto favoreciendo el crecimiento de esos organismos.

Recuerda que el exceso de humedad no es bueno, y como dato te digo que tampoco es deseable en el riego de árboles ni mucho menos en el riego del césped.

En resumen…

Si quieres que tus plantas de tomate crezcan sanas y resistentes, riégalas en durante las primeras horas de la mañana.

¿Todos los días?

¿O no?

Pues mira, esa es una fantástica pregunta, porque el temita de la frecuencia de riego para el tomate también es crucial. Te hablaré al respecto en la siguiente sección.

¿Cuál es la frecuencia de riego ideal para el tomate?

La frecuencia de riego ideal para los tomates oscila enormemente, entre 2 veces al día (en suelos arenosos y climas con pocas precipitaciones) y 2 veces por semana (suelos pesados y climas con muchas precipitaciones). En general, los tomates suelen regarse todos los días o cada 2 días.

Así que como ves, DEPENDE.

Sí, lo sé.

Todos odiamos que la respuesta que nos den sea «depende», pero es que esto de verdad depende de varios factores

En este caso, lo mejor que puedes hacer es prestar atención al suelo de tu huerto o jardín.

Regar con regadera o manguera los tomates
En esta imagen puedes ver como efectivamente también puedes regar tus tomates manualmente con simples herramientas de jardinería, como una regadera. La cuestión es no mojar en exceso a la planta durante el riego (solo el suelo), y tener los tomates bien entutorados previamente al riego.

Cuando observes que el suelo de tu planta de tomate está comenzando a secarse, entonces deberás regarla.

En este sentido, de acuerdo a tu ubicación geográfica y a las características particulares de tu suelo, puede ser necesario regar tus plantas de tomate todos los días o solo algunas veces por semana.

Sea cual sea el caso, es fundamental regar con regularidad, para que tus tomates no sufran las consecuencias.

Eso sí:

Hay otros factores que influyen al momento de regar tus plantas de tomate, como por ejemplo el tipo de suelo o la calidad de las semillas.

  1. Si eres de las personas que tiene un suelo arenoso y fino, entonces necesitas regar tus plantas de tomate de forma habitual y breve, aproximadamente unas 2 o 3 veces al día.
  2. Por otro lado, si tu tierra es pesada y con mal drenaje, regar unas 2-3 veces a la semana es más que suficiente.
  3. En la grandísima mayoría de casos, y lo más probable en tu situación, es que tus suelo no sea ni excesivamente arcilloso ni excesivamente arenoso. En esta situación, regar el tomate un día sí y uno no, o todos los días si vives en un lugar con pocas lluvias es buena opción.

También es importante que sepas algo:

La frecuencia del riego de tomate también depende de si tienes sembrada tu planta en la huerta o en una maceta.

Sobre el riego del tomate en maceta

La frecuencia de riego para los tomates cultivados en maceta será la misma que para los tomates cultivados en huerto, pero recuerda que si usas sustratos arenosos en tu maceta (o cualquier sustrato con una gran capacidad de drenaje de agua), entonces tendrás que regar tu maceta varias veces al día.

Por otro lado, con los típicos sustratos universales, con regar unas 2 o 3 veces por semana basta.

Por supuesto, ten esto en cuenta:

Si tienes las macetas en un lugar donde no reciban el agua de las precipitaciones, entonces tendrás que regarlas un poco más, para compensar.

Vamos, ¡sentido común!

Por el contrario, si vives en un clima oceánico y estás en temporada de mucha lluvia, prácticamente no es necesario regar el tomate, solo asegurarse de que el suelo no se encharque

Cultivo de tomate y otras plantas en huerto - El riego es un factor importante
Sí, el tomate es una hortaliza de fruto, pero te si te animas a cultivar en maceta podrías acompañarlo de algunas hierbas aromáticas. Lo digo porque muchas de ellas emanan olores que actúan como repelentes de insectos naturales, como por ejemplo la caléndula.

¿Y qué pasa en verano e invierno?

  • En verano, necesitas regar tus tomates en maceta por lo menos 3 o 4 veces a la semana. En climas más calientes y áridos, como por ejemplo en el sur de España, los riegos tendrán que ser más frecuentes y abundantes.
  • Pero en invierno, con 1 o 2 veces a la semana podría ser suficiente, e incluso, dependiendo de las condiciones (si llueve mucho), podrías regar 1 vez cada 15 días.

Lo importante es que, al regar tus plantas, evites mojar los frutos, las flores o las hojas.

De hecho, este es mismo consejo que doy en mi guía práctica sobre cómo regar flores. En general, es mejor evitar mojar la planta en sí, excepto en el algunos casos particulares que sí necesitan humedad.

Esto quiere decir que necesitas aportar el agua directamente en el suelo cerca de tu planta.

¡Pero presta atención!

Si tienes algún plato por debajo de tu maceta, recuerda siempre retirar el exceso de agua. Así evitarás la aparición de hongos y otros organismos indeseados.

¿Y qué pasa si tus tomates no están en huerta, ni en maceta, sino que están en invernadero?

En este caso, también te irá bien tener en mente varias cositas.

Sobre el riego del tomate en invernadero

La principal ventaja de tener tus plantas de tomate en un invernadero es que puedes controlar mejor las condiciones de temperatura y clima de tus cultivos.

Riego del tomate en invernadero
Los invernaderos lo cambian todo porque te permiten controlar mucho mejor las condiciones de tu planta, bien sean grandes como los de esta imagen o más bien un pequeño invernadero casero.

Por tratarse de un sistema cerrado, los cambios climáticos no te tomarán por sorpresa, y solo deberás preocuparte por escoger bien el suelo.

Esto quiere decir que no correrás el riesgo de regar en exceso tu planta.

Por lo tanto:

Si tienes un suelo que no sea arenoso, con regar tus tomates 2 o 3 veces a la semana ya obtendrás los resultados que esperas.

Con toda esta información al regar tus tomates, sea que estén en maceta, huerta o invernadero, a estas alturas quizás una de tus preguntas sea… ¿Entonces es bueno o malo regar los tomates cada día?

Veamos cuál es la respuesta.

¿Es bueno o malo regar el tomate todos los días?

A pesar de que el tomate es una planta que necesita mucha agua, regarla a diario puede ser contraproducente si no consideras la temperatura, el clima y las condiciones de tu suelo.

Los tomates en tu jardín o huerta PUEDEN requerir que los riegues diariamente, especialmente durante el verano y con un suelo arenoso.

Tomates en maceta con clima lluvioso - Regar todos los días no es bueno
Ojito con el exceso de riego porque fomenta enfermedades fúngicas, las cuales irán en contra de que tengas tomates sanos como los de esta imagen.

Lo importante es que siempre analices la condición del suelo y aportes el agua en función a los requerimientos de la planta.

En pocas palabras:

No es bueno regar los tomates cada día si el suelo no se ha secado, porque puedes aportar un exceso de agua que permite la proliferación de organismos dañinos para la planta. Vamos, lo que te llevo repitiendo todo este artículo.

Sé que soy pesado pero es que es vital.

Y si no sabes cómo detectar cuándo el suelo de tus plantas de tomate tiene agua en exceso, no te preocupes, que es fácil.

¿Cómo detectar el exceso de riego en el tomate?

Existen varios síntomas evidentes, tanto en tus plantas como en el suelo, que te permiten saber cuándo estás echando más agua de la necesaria a tus plantas de tomate.

Toma nota:

  1. El suelo comienza a adquirir un color verdoso: Esto se debe a que cuando hay agua en exceso comienzan a crecer hongos y líquenes, que son capaces de sobrevivir condiciones meteorológicas muy adversas.
  2. Las hojas más cerca del suelo se vuelven amarillas y se caen: Como estas hojas reciben el agua más rápido, si hay exceso se saturan y terminan dañándose rápidamente.
  3. Las flores comienzan a caerse y no aparecen brotes nuevos: Esto es una consecuencia del hecho de que cuando hay agua en exceso la planta de tomate se enferma y se marchita.
  4. Las raíces de la planta crecen de forma superficial: Este es otro síntoma que podría indicar que estás regando tus plantas en exceso.

Necesitas prestar atención a estos síntomas.

Si los observas, yo te recomiendo actuar de inmediato para prevenir daños irreversibles en tus tomateras.

Como conclusión, ¿es realmente importante regar el tomate?

La respuesta a esta pregunta es un rotundo , ¡especialmente cuando acabas de sembrar!

Germinación de semillas de tomate en sustrato húmedo por las lluvias y el riego

Este cultivo es bastante sensible tanto al exceso como al defecto de agua.

Así que, lo que más te recomiendo es que seas disciplinado y establezcas una rutina de riego para tus tomates, teniendo en cuenta todo lo que te he contado en el artículo.

También necesitas considerar cada una de las etapas de desarrollo de tus tomates.

Y oye… antes de acabar esta guía sobre riego, hay algo que quiero dejarte MUY CLARO:

¡El riego no lo es todo!

Sí, el riego es una cuestión tremendamente importante. ¡Pero no lo es todo! Porque resulta que hay muchos otros factores que no se te han de pasar por alto al cuidar las plantas de tu casa, jardín o huerto.

Para saber más, te recomiendo descargar gratis mi ebook en este enlace:

10 Errores a evitar en tu huerto o jardín.

Ya verás como te resulta super muy útil.

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

2 comentarios en “Riego del tomate – Guía práctica para que crezcan grandes”

  1. Hola Mario,yo tengo tomates en macetas en un solarium y la temperatura en verano suele ser elevada,las baldosas suelen dar más calor a las macetas.¿Como me aconsejas que riege, cuántas veces y en las primeras horas del día o casi anocheciendo??, gracias por tu tiempo.espero tu respuesta.un saludo

    1. Hola Manu, el numero de veces no es tan importante como el asegurarte de que se mantiene una humedad mas o menos constante. Obviamente eso en la práctica es imposible así que más bien es un ideal al que aspirar. Yo personalmente prefiero regar con goteo automático, pero si lo haces manual suele ser mejor en la tarde-noche porque de noche refresca y así perderás menos agua por evaporación (que es un problemilla típico del verano).

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *