Riego de árboles: La guía definitiva para hacerlo bien

Riego de árboles

En fin, llegó la hora.

Por fin he escrito guía sobre el riego de árboles.

Es un tema muy demandado, y lamentablemente hay poca información acerca de este.

Para colmo, los típicos consejos que se dan son contradictorios. A mí me saca de mis casillas.

Por eso he escrito esta guía DEFINITIVA y ÚTIL sobre el temita del riego. Una guía digna del blog que estás leyendo, Gracias Naturaleza. 🙂

¡Estoy seguro de que te ayudará!

¿Cómo regar un árbol correctamente?

La mejor manera de regar un árbol es mediante sistemas de riego que maximicen la humedad del sustrato, pero sin malgastar agua y evitando siempre los encharcamientos. Algunos ejemplos son el goteo, la aspersión y la exudación.

¿Quieres saber lo mejor de todo?

Estos tipos de sistemas de riego son también los más eficientes, con lo que gastarás muchísima menos agua que regando con una manguera.

Aquí tienes un ejemplo de goteo en un jardín:

Cómo regar un árbol de jardín con una línea de goteros gota a gota
Un sistema de riego automático pero sencillo para un árbol urbano. La idea es mantener el sustrato húmedo, y en este caso no se necesita un riego excesivamente abundante, sobre todo en climas húmedos.

Esto es ideal, y más aún si vives en un clima seco (en cuyo caso te recomiendo que leas mi fantástica guía sobre xerojardinería).

Pero si riegas tus árboles con manguera tampoco pasa nada…

Tan solo recuerda EVITAR encharcar el suelo a toda costa.

Esto le haría daño a tus árboles (sobre todo si son de los que necesitan poca agua).

Procura obtener un buen nivel de humedad directamente sobre todo el diámetro alrededor del tronco del árbol, aunque aún sea muy fino como el de esta foto:

Riego de un árbol mediante una manguera
A veces, menos es más, y si no te quieres complicar, usar una simple manguera para el riego de tu árbol te puede venir que ni pintado. Aunque si quieres tener un gran jardín o una plantación con muchos ejemplares, este sistema de riego gasta mucho tiempo.

La mayor desventaja de los sistemas automáticos (los que te he mencionado al principio, como el goteo y la aspersión) es que requieren una inversión de dinero y de tiempo para montarlos correctamente.

Y lo mismo pasa con el riego profundo…

Riego profundo, directo a las raíces del árbol

Ojo al dato:

Si quieres hacer las cosas todavía mejor, puedes instalar un sistema de riego profundo, el cual permitirá que la zona de las raíces absorba la humedad adecuada de manera directa.

Esto se consigue colocando la línea de goteo enterrada en la tierra… a una profundidad aproximada de entre 10 y 40 centímetros

Véase:

Riego subterráneo a las raíces de un árbol
Existen varios sistemas de riego profundos y en todos ellos el principio es el mismo. Dar más agua al árbol dónde más falta hace, para minimizar la evaporación.

Dicho esto, hay otros factores cruciales que determinan CUÁNTO y CUÁNDO regar un árbol:

  1. Horario de riego.
  2. Tipos de suelo.
  3. Tamaño de la planta.
  4. Condiciones climáticas.

En el siguiente apartado profundizo en cada uno de estos factores.

Los 4 mejores consejos a la hora de regar un árbol

Los detalles son la clave de la perfección.

Todos nos equivocamos de vez en cuando, pero si sigues estos consejos que te voy a dar, las probabilidades de regar tu árbol debidamente se incrementan por mucho.

1. Horario: ¿Cuándo regar un árbol?

¡Ten cuidado! Durante el verano, cuando hay más de 30 grados Celsius, casi la mitad o más del agua de riego se evapora, y por ende, el árbol va a recibir la mitad del agua de la que tú le crees que le echas.

De este modo, la temporada de verano es la más crítica. Así que es útil tener en claro cuáles son los mejores horarios para regar un árbol de manera eficaz y correcta.

El mejor momento para regar un árbol es por la mañana. Desde las 6 AM hasta las 10 AM. Durante esta franja horaria, el sol todavía no ha alcanzado su máxima radiación, como a las 12 del mediodía.

Quizá te venga bien adoptar esta rutina: Levantarte, desayunar, regar tus árboles e irte a trabajar.

¿Podrías adoptarla?

Por supuesto, si usas un sistema programable y automático, ni te tendrás que molestar en regar tú mismo…

Se riegan los árboles cuando hay menos evaporación, por la mañana y noche
Los riegos automatizados por goteo suelen instalarse a cierta altura cuando los árboles se plantan a distancias pequeñas.

Por otro lado, si por la mañana no te va bien regar tus árboles, también existe una franja horaria bastante buena de 19 a 21 PM donde el sol se está escondiendo.

Ambos horarios ayudan a tu árbol a absorber la mayor cantidad de agua sin ser evaporada en el proceso.

Pero ojo, porque con tan solo regar en estos horarios no será suficiente.

Otro factor vital es el tipo de suelo con el que trates.

2. Tipos de suelo: ¿Cómo afectan al riego de tu árbol?

En primer lugar, si tienes un suelo arenoso (u otros tipos de suelo en los que el agua se drene con mucha facilidad) donde vas a plantar el árbol, entonces es fundamental saber que necesitarás riegos más frecuentes.

Regando un árbol sobre un suelo fértil
La regadera NO es un método eficiente para regar tu árbol dado que tienen poca capacidad, y necesitarías muchísimos viajes para regar tus árboles de un modo efectivo, a no ser que te encuentres en un lugar con muchas precipitaciones de forma natural.

El suelo arenoso se caracteriza por la baja retención de líquido.

Por ende, para asegurar un buen crecimiento del árbol, debes hidratarlo más.

El caso contrario son los suelos con mucha retención, pero mal drenaje de agua. El ejemplo perfecto son los suelos con arcilla, y si te interesa el tema te animo a leer mi guía completa sobre las características y la composición de los suelos arcillosos.

En estos casos, tienes que hacer todo lo contrario. Regar menos.

Además, este tipo de suelos también suelen compactarse, con lo que también te irá bien airear tu suelo (como por ejemplo con una horca ecológica), para mejorar la penetración de agua en las partes profundas de la tierra.

3. Tamaño de la planta: ¿Aplicar el sentido común?

El sentido común es el menos común de los sentidos, ¿no?

Eso dicen, y bueno… Yo soy un poco más optimista. Al fin y al cabo aquí estás en Gracias Naturaleza, así que eso ya dice mucho de ti, en el buen sentido.

Ahora en serio, aplica el sentido común a la hora de regar tus frutales. Naturalmente, el tamaño de la planta que estés regando es algo muy determinante a la hora de decidir la cantidad de agua de riego que vas a tener que usar.

Plantación de olivos, árboles resistentes a la sequía que necesitan poca agua
Preciosa plantación de olivos, árboles bastante resistentes a la falta de agua, pero que se benefician si los riegas cuándo y cómo se debe porque así producirán más olivas.

Parece una obviedad, pero demasiadas veces son las que he visto a algunas personas masacras a sus plantas con cantidades ingentes de agua de riego, sin ningún tipo de piedad. Es algo horrible.

4. Condiciones climáticas: Considera usar un pluviómetro

Cuanto más llueve, menos tienes que regar.

Es simple.

Pluviómetro midiendo las precipitaciones para calcular cuánto regar
Realmente son herramientas increíblemente útiles por su precio. Ten en cuenta que a la cantidad de litros diarios que un árbol necesita, se deben restar las precipitaciones, para saber cuánta agua echar tú.

Pero escucha, en vez de tener esto en cuenta mediante el «ojo de buen cubero», yo re recomiendo comprar un pluviómetro para medir las precipitaciones exactas que caen sobre tu huerto, jardín, finca o lo que sea.

Recuerda que los mm de lluvia percibidos por el pluviómetro son lo mismo que L/m2. Énfasis en el m2, porque los árboles adultos ocupan casi todos más que un 1 m2.

Son realmente baratos, y su utilidad se paga sola.

¿Cuántos litros de agua necesita un árbol al día exactamente?

No saber cuántos litros de agua necesita un árbol al día es una de las dificultades típicas de las personas que se inician en este mundo.

Esta es la respuesta práctica:

  • Para árboles adultos (más de 4 años de antigüedad), se estima que necesitan entre 10 a 40 o incluso 60 litros de agua al día en épocas de verano, si bien las cifras de agua dependen muchísimo de la especie. Nada tiene que ver el riego que necesita un granado o un almendro (poco agua), con un peral blanquilla, un limonero o un manzano (mucha agua).
  • En invierno, la cantidad de agua de riego se suele reducir en un 50 a 75%, pero las cantidades exactas pueden variar y mucho.

Recuerda que no todos los árboles descansan en invierno. Los árboles de hoja perenne necesitarán algo más de agua que los de hoja caduca, pero esto no significa que no tengas que regar estos últimos.

Los árboles frutales y cítricos necesitan muchos litros de agua al día
Riego por goteo en un mandarino.

Esta es una de las razones por las que los cítricos suelen necesitar más agua que otros frutales.

Y además son sensibles a la sequía, no como los frutales de hueso, el madroño, la higuera, la vid, la morera, el olivo, el níspero y demás.

Productividad no es igual a subsistencia

Muchos árboles pueden SOBREVIVIR con poca agua.

Pero cuidadito, porque sobrevivir no es igual a prosperar.

Es decir, existen muchas especies que quizás las consigas mantener con 10 litros de agua al día… quizá incluso lo obtengan naturalmente de las precipitaciones… y puedan sobrevivir.

Pero esto no quiere decir que vayan a producir fruta en grandes cantidades.

A más riego, más producción de frutas
El caso de los manzanos no es diferente. Cuanto más se riega, más produce. Dentro del sentido común, claro está… porque si te pasas de agua las raíces de los árboles sufren considerablemente. El exceso es tan malo como el defecto.

Para eso, hace falta regarlos bien. Con cifras de entre 40 y 60 litros al día habitualmente, sobre todo en climas secos y cálidos.

Te recomiendo también leer mi guía sobre cómo abonar árboles frutales debidamente.

Árboles que necesitan poca agua

Algunos ejemplos de árboles que necesitan poco riego son:

  • Ciruelos
  • Cerezos
  • Encinas
  • Pinos
  • Cipreses
  • Olivos

Árboles que necesitan mucha agua

Algunos ejemplos de árboles que necesitan mucho riego son:

  • Cítricos
  • Manzanos
  • Perales
  • Sauces
  • Olmos
  • Abedules
  • Fresnos
  • La mayoría de los frutales tropicales

Ahora bien, sé que quizá te estás preguntando si el asunto cambia según tengas un árbol recién plantado o más bien adulto.

Efectivamente las necesidades hídricas son diferentes. Aquí abajo tienes los detalles.

¿Cuántas veces regar árboles recién plantados?

A la hora de regar árboles recién plantados, tienes que prestar especial atención a la frecuencia de reigo.

Como regla general, los árboles recién plantados deben ser regados diariamente durante al menos 2 semanas.

Estos riegos tienen que ser muy ligeros, porque su objetivo es tan solo mantener la tierra húmeda, pero jamás encharcada. De esta manera, se fomenta el desarrollo de las raíces en el árbol recién plantado.

Posteriormente, puedes pasar a regar tu árbol 1 o 2 veces por semana, de una manera un poco más abundante en cada riego.

¿Cómo detectar que a un árbol le falta agua?

Estos son los síntomas que presentan los árboles a los que le falta agua:

  1. Las hojas del árbol se secarán, sobre todo en sus bordes y extremos.
  2. De esta manera, los bordes de las hojas adquirirán una apariencia de color marrón.
  3. Si es un fruto que necesita humedad, puede que no crezca lo suficiente o se agriete, como lo hacen los naranjos.

Este efecto agrietado también ocurre en los tomates cuando reciben riegos irregulares.

Si te interesa, te aconsejo leer mi guía sobre cómo y cuándo regar tus tomateras.

En esta imagen puedes ver un ejemplo de grietas por riegos irregulares:

Las grietas en los frutos revelan falta de agua de riego
El agrietado en tus tomates, naranjas, limones y demás, es muy feo, y puede deberse (al menos parcialmente) en la falta de agua de riego, o más bien en la irregularidad de este. También intervienen deficiencias de nutrientes vegetales como el calcio.

Cuidado con confundir la falta de agua con falta de nutrientes en tus plantas.

Por ejemplo, la deficiencia de fósforo puede producir en algunos cultivos hojas con bordes de color marrón, aunque esto es más típico de tomateras, maíz y demás que de árboles.

Por su lado, hay enfermedades como la antracnosis que mancharán las hojas de tus árboles con manchas marrones de un aspecto muy desagradable.

Estas manchas no son por falta de riego, ni por el sol, sino por hongos.

La enfermedad se trata con antifúngicos.

En caso contrario…. ¿Cómo detectar el exceso de riego en un árbol?

Como todo en la vida, el exceso hace mal y el riego de tus árboles en exceso también puede ser dañino.

En primer lugar, te darás cuenta a través de sus raíces, porque el exceso de riego lleva a la asfixia o ahogamiento radicular.

Este efecto también puede ocurrir cuando las lluvias son muy copiosas, o cuando hay inundaciones.

Evidentemente no es fácil detectar rápido el problema porque las raíces están bajo tierra. Sin embargo, esta enfermedad también se manifiesta en la parte superior de la planta. Cuando lleguen los indicios, tienes que preocuparte.

Los principales síntomas de exceso de riego son:

  1. Las plantas o árboles dejan de crecer o crecen demasiado lento.
  2. Las hojas tienen clorosis, síntoma en el que el tejido foliar adquiere tono amarillo debido a la deficiencia de clorofila. Esto se debe a la falta de nutrientes vegetales, porque el sistema radicular del árbol se ve bloqueado debido al exceso de agua.
  3. En casos más extremos, puede darse la defoliación (caída de las hojas) o la caída de los frutos en el caso de los árboles frutales.

Asimismo, los árboles con exceso de riego también son más susceptibles a desarrollar hongos, como Corticium rolfsiiPhytophpthora spp o Rosellinia necatrix.

Recordemos que ya existen suficientes enfermedades fúngicas un tanto molestas en el cultivo de frutales, como la exocortis de los cítricos, la antracnosis y sobre todo la gomosis

Así que no es cosa buena aumentar las probabilidades de que tus árboles enfermen todavía más de lo normal.

¿Qué hacer ante este problema?

Es fácil.

Tendrás que dejar una temporada entera sin regar hasta que tu frutal «vuelva a la normalidad».

¿Es bueno o malo mojar las hojas de los árboles?

Regar las hojas de los árboles no es bueno. De hecho, la mejor práctica es exactamente la misma que a la hora de regar flores o plantas de interior: Intentar mojar tan solo el sustrato sobre el que la planta crece, y no la planta o el árbol de manera directa.

Puede que haya excepciones, pero ya te digo que ante la duda, es mejor no mojar las hojas de tus plantas.

Inclusive el cultivo de hierbas aromáticas, como por ejemplo en el cultivo de la lavanda.

¿Por qué tener esta precaución?

Pues porque todo en exceso es malo. Por supuesto, un poco de agua en las hojas de tus árboles no los va a dañar (al fin y al cabo, cuando llueve esto es lo que sucede naturalmente… y la naturaleza es sabia).

Pero un exceso de humedad fomenta la aparición de enfermedades fúngicas.

Es decir, enfermedades causadas por hongos.

Es por esta razón que no se recomienda regar las hojas de las plantas.

De hecho, el riego por goteo y por exudación, en sus versiones tanto superficiales como profundas, son muy buenos para regar árboles porque liberan agua solo al sustrato, que es donde hace falta.

Si riegas con una manguera, para evitar cualquier error, te recomiendo que durante la técnica de riego lo hagas despacio y con cuidado.

¿Cómo regar con poca agua?

Para regar con poca agua, lo más recomendable es instalar sistemas que optimicen el uso del agua. El mejor método para regar árboles u otras plantas con poca agua es a través de un sistema de goteo

Conclusiones sobre el riego de los árboles

Como regla general, para regar árboles correctamente se ha de tener en cuenta el cómo, el cuándo y el cuánto.

Todo esto es lo que te he contado a lo largo del artículo:

  1. Cómo: Preferiblemente con métodos eficientes, pero por usar manguera no pasa nada. También recuerda no mojar las hojas dentro de lo posible:
  2. Cuándo: Por la mañana o al final de la tarde, cuando la evaporación es menor.
  3. Cuánto: Depende en grandísima medida de la especie y del estado de desarrollo del árbol, así que es difícil especificar unos litros.

¡Tampoco te olvides de recoger el agua de lluvia! Va bastante bien.

Acumulación de agua de lluvia en barril para regar los árboles
Un último consejo que te doy es que utilices algún depósito de agua de lluvia (conectado con un sistema de recogida en tu tejado a ser posible), porque te podrá servir para ahorrar unos cuantos litros. ¡Aprovéchate de las precipitaciones de tu área geográfica!

Y oye… antes de acabar esta guía sobre riego, hay algo que quiero dejarte MUY CLARO:

¡El riego no lo es todo!

Sí, el riego es una cuestión tremendamente importante. ¡Pero no lo es todo! Porque resulta que hay muchos otros factores que no se te han de pasar por alto al cuidar las plantas de tu casa, jardín o huerto.

Para saber más, te recomiendo descargar gratis mi ebook en este enlace:

10 Errores a evitar en tu huerto o jardín.

Ya verás como te resulta super muy útil.

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

4 comentarios en “Riego de árboles: La guía definitiva para hacerlo bien”

  1. El suelo es un sistema vivo, no se puede pretender solo regar para la planta, sino también se riega el resto de suelo entre plantas porqué tienes las lombrices y otros que fertilizan el duelo.

  2. Francisco Javier Meza

    Gracias muy bueno .te felicito por lo claro y en un lenguaje que todos pueden entender , además enlazas temas lo cual es fundamental en la práctica de jarineria y/o agricultura

    1. Hola Francisco, me alegro de que te haya gustado mi artículo. Aprecio mucho que se note el esfuerzo que le pongo, porque efectivamente yo también creo que es vital enlazar diversos temas relacionados. Un abrazo!

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *