Cómo plantar Jengibre: cultivo FÁCIL en 8 pasos (Guía)

Raíces de jengibre a plantar

Hay que admitirlo:

¡El jengibre está de moda!

Y con razón. 🙂

Es de los tubérculos o raíces con más beneficios que hay, y también sirve para gastronomía.

Imagino que si estás aquí es porque quieres cultivar jengibre en tu casa o huerto.

Pues bien… déjame decirte que es posible, pero tienes que seguir unos determinados pasos y cuidados concretos si deseas tener éxito.

En este artículo de Gracias Naturaleza te los cuento con todo lujo de detalles. Así que sin más dilación, ¡vamos a ello!

Cómo plantar jengibre en maceta o huerto paso a paso

Aquí te cuento como plantar jengibre paso a paso.

  1. Prepara trozos de rizoma de jengibre con brotes.
  2. Prepara unas amplias macetas con sustrato rico en nutrientes.
  3. Fertiliza y humedece el sustrato, que quede suelto y aireado.
  4. Coloca los rizomas semienterrados en el sustrato, en posición horizontal y con las yemas apuntando hacia arriba.
  5. Riega el sustrato alrededor del rizoma (no mojar el rizoma directamente).
  6. Coloca la maceta en un lugar cálido (de 20 a 30 grados) y en semi-sombra.
  7. Mantén constante la humedad.
  8. En unas 3 semanas verás germinar los rizomas de jengibre.

Voy a insistir en un detalle importante:

Es clave que no hagas un agujero para enterrar por completo el rizoma.

Más bien lo tienes que colocar sobre la superficie y haciendo movimientos suaves sobre el sustrato lo vas introduciendo hasta que que quede semienterrado, dejando casi la mitad por fuera.

Plantar o cultivar jengibre con rizomas en maceta o en huerto
En esta guía te cuento todo lo que te irá bien conocer sobre el cultivo de jengibre, tanto en tu casa como en tu huerto, y en tierra o en maceta.

Por supuesto con los brotes apuntando hacia arriba que es hacia donde tienen que crecer.

Hecha la anterior observación lo primero que tienes que hacer es conseguir rizoma de jengibre apto para plantar.

¿Quieres saber cómo conseguirlos?

¿Cómo conseguir rizomas de jengibre para plantar?

Pues es muy sencillo.

Si dispones de una planta de jengibre puedes extraer unas secciones o cortes de sus rizomas.

Y si no tienes una planta en casa, puedes conseguir rizomas frescos en cualquier vivero o tienda especializada, ¡e incluso en el supermercado! Que tengan un tamaño de 7 a 10 centímetros.

En cualquier caso fíjate bien que el rizoma que elijas esté terso, que no tenga arrugas ni manchas, sin mohos y que no esté reblandecido.

Trocea el rizoma de tal forma que queden trozos de 3 o 4 centímetros más o menos. Procura que todos los trozos tengan algún brote en crecimiento. Deja reposar los trozos cortados en un lugar seco para que las zonas en las que se ha cortado ‘se curen’.

Plantación agrícola o huerto de jengibre
Huerto de jengibre.

Notarás que en unos pocos días el trozo cortado desarrolla una especie de callo protector sobre la superficie cortada, reduciendo así el riesgo de infecciones.

¿Y si no consigues rizomas con brotes?

No te preocupes, también tiene solución.

Para conseguir rizomas de jengibre con brotes sigue estos sencillos pasos:

  1. Pon los trozos de rizomas a remojo unas 4 o 5 horas, o incluso toda la noche (es necesario que absorba toda esa humedad para germinar).
  2. Los pones sobre un papel absorbente para que suelten un poco de agua.
  3. Después los metes en una bolsa de plástico con cierre y la envuelves en un trapo (para darle oscuridad).
  4. Al cabo de 7 días en estos trozos habrán comenzado a brotar yemas.

Ya tienes listos tus rizomas con brotes.

Ahora, para que tu plantación llegue a buen término aquí te dejo unos consejillos imprescindibles.

¿Cuándo plantar jengibre según tu clima?

La mejor época para plantar jengibre son las primeras semanas de primavera, una vez que ya han pasado las últimas heladas.

Ahora bien, si tú vives en un clima cálido que no hay heladas ni inviernos con frío intenso puedes plantar jengibre en cualquier momento.

Distancia de siembra del jengibre y necesidad de sol

Cuando plantes jengibre en terreno deja una distancia de 50 centímetros entre plantas.

El jengibre se expande por crecimiento horizontal de sus tallos subterráneos. Así que necesitan espacio para crecer y desarrollarse correctamente.

Elige en tu terreno o jardín una ubicación de sombra o semi-sobra.

No lo expongas a los rayos directos de luz solar.

¿Cómo cultivar jengibre en casa?

Y si tú eres de los que les gusta tener macetas en el interior, te voy a dar una buena noticia.

El jengibre no requiere luz solar directa, de hecho le molesta.

Por otro lado es una planta que no le gustan las bajas temperaturas ni las corrientes de aire.

Así que el cultivo en interior le va de maravilla.

También puedes optar por situar las macetas en terrazas con poco sol y protegidas.

Eso sí, tienes que tener unos mínimos cuidados para que prospere.

Por ejemplo:

  • Prepara una maceta bien grande, de 40 centímetros de profundidad al menos, y todo lo ancha que puedas, para que crezca a sus anchas.
  • Prepara el sustrato, puedes mezclar 1 parte de humus con 3 partes de tierra .
  • Para asegurar un buen drenaje en la maceta puedes agregar perlita.
  • Si plantas varios trozos de rizoma en la misma maceta procura dejar espacio entre ellos.
  • Riega frecuentemente para conseguir una humedad constante.
  • Recuerda no situar la maceta al lado del radiador ni en corrientes de aire.

¿Cómo es la planta de jengibre? Características básicas

El jengibre (Zingiber officinale) es un planta rizomatosa anual originaria del sudeste asiático, por tanto es una planta tropical. Puede alcanzar hasta 1,5 metros de altura.

Como planta tropical que es le van bien condiciones que simulen eso, como si estuviera en un bosque tropical.

Buena cosecha de jengibre
Buena cosecha de jengibre.

Ya te imaginas como va a ser… cálido, húmedo… cubierto de árboles que no dejan pasar los rayos del sol…

A continuación te explico cómo preparar estas condiciones con más detalle.

Cuidados del jengibre resumidos: clima, sustrato, riego y abonado

Aquí te dejo la guía resumida para el cultivo del jengibre.

  • Sol y sombra: Al jengibre le gusta estar a la sombra o en semi-sombra.
  • Clima: El jengibre requiere un clima cálido estable, no soporta ni fríos ni calores excesivos.
  • Sustrato: El jengibre requiere un sustrato suelto, arenoso y rico en nutrientes orgánicos.
  • Riego: Riegos ligeros y frecuentes, no hay que dejar que se seque ni que se encharque.
  • Abonado: Puedes abonar 1 vez al mes si ves que la tierra lo necesita.

Y si quieres conocer más, aquí abajo te amplío la información con detalles de lo más interesantes.

Clima y necesidad de sol en detalle

Como ya te he contado en secciones anteriores, el jengibre no se desarrollará bien si lo ubicas al sol.

Tiene que estar como mucho a la semi-sombra.

Respecto a la temperatura, el jengibre está cómodo con temperaturas de 20 a 30 grados.

No va a soportar ni calores excesivos ni temperaturas por debajo de 10 grados.

Las corrientes de aire y el viento tampoco le sientan bien.

Tipo de suelo ideal para el cultivo y abonado

El jengibre crecerá bien en un sustrato suelto, arenoso y bien drenado. El pH del sustrato que esté entre 6.0 y 6.5.

Y que sea rico en nutrientes orgánicos.

Puedes cubrir el terreno o la maceta con una capa de compost, y fertilizar ocasionalmente en la época de crecimiento, solo si ves que la tierra lo necesita.

Por el contrario, no crece nada bien en suelos compactos y arcillosos. Así que evítalos para el jengibre.

¿Cómo y cuándo regar el jengibre?

El jengibre necesita riegos frecuentes y no demasiada cantidad de agua cada vez.

Se trata de conseguir que viva en un ambiente húmedo constante. Para ello puedes regar cada 2 o 3 días.

Para regar tu maceta de jengibre te aconsejo que riegues alrededor de la planta sin mojar directamente los rizomas.

El riego excesivo y el encharcamiento puede provocar la pudrición de la planta. Así que cuidado con ello.

Vigila para que el sustrato de tu planta de jengibre no se quede nunca seco. No lo toleraría.

Plagas y enfermedades frecuentes

El jengibre no suele tener muchas enfermedades.

Si lo cuidas bien con las condiciones que le favorecen no debería darte demasiados problemas.

Entre las plagas que puede sufrir están el gusano blanco y el gorgojo barrenador.

Entre las enfermedades que puede tener está la podredumbre blanda (Erwinia) y podredumbre seca, y hongos de manchas foliares. Para prevenirlas evita excesos con los riegos.

Cosecha y ciclo de vida del jengibre

El jengibre es una planta anual que se cultiva principalmente para aprovechar sus raíces.

A los 4 meses más o menos de haber sembrado ya podrías hacer un primera cosecha parcial.

Sí, ahora mismo te cuento qué es eso de cosecha parcial.

Escarbas un poquito en la tierra hasta dejar una parte del rizoma al aire y con un cuchillo bien afilado cortas una sección del rizoma. Vuelve a cubrir el rizoma con tierra y la planta seguirá creciendo.

Es cierto que en algunos sitios no recomiendan esta práctica porque a fin de cuentas estás debilitando la planta.

A los 8 o 10 meses, cuando las hojas amarillean, ha llegado el momento de cosechar.

Desentierra con cuidado los rizomas, tendrás que lavarlos, secarlos y guárdalos en un lugar fresco y bien ventilado, para usarlos conforme los necesites.

También puedes reservar unos pocos rizomas con brotes para la siguiente siembra.

Propiedades y usos del jengibre

El jengibre es una planta medicinal usada desde hace siglos en Asia. Por estos lares ahora está de moda y también la consumimos.

Y es que es una raíz muy, pero que muy interesante.

Por supuesto por su sabor peculiar y algo picante podrás usar el jengibre en tu cocina.

Lo puedes usar rallado en formato polvo, o bien cortar trocitos o rodajas para aderezar numerosos platos, tanto dulces como salados.

Y cómo no, también lo puedes consumir en infusiones.

Las propiedades medicinales del jengibre son numerosísimas.

Si empezamos a nombrarlas todas no acabaríamos.

Como muestra y para que te hagas idea de las bondades del jengibre, aquí te pongo unas cuantas:

  • Para aliviar el mareo y las nauseas.
  • Para el mal aliento.
  • Para mejorar la digestión.
  • Para resfriados y gripes.
  • Para combatir espasmos musculares.
  • Es antioxidante y antiinflamatorio.

Y por si esto no fuera bastante, quiero decirte que si tienes huerto también te ayudará. Con un té de jengibre podrás combatir la tuta absoluta, la famosa plaga en tomates.

Así que ya sabes, no te resistas a las bondades del jengibre.

Resumen y conclusiones sobre cómo plantar jengibre

Como conclusión, para que tengas de un solo vistazo las condiciones idóneas para cultivar este ejemplo de tubérculo medicinal conocido como jengibre, aquí te dejo un resumen:

  1. Es un planta tropical que se reproduce a partir de su rizoma.
  2. Elige un suelo suelto y rico en nutrientes orgánicos.
  3. Ubica tu planta de jengibre en un lugar de semi-sombra, a buen resguardo de vientos.
  4. Le gusta una temperatura constante entre 20 y 30 grados.
  5. Riegos frecuentes para mantener la humedad y que el sustrato nunca quede seco.

Mira esto, tus tubérculos lo agradecerán…

Antes de marcharte, tengo un regalito para ti.

Más concretamente, tengo un ebook gratis en el que te explico cuáles son los peores errores que puedes cometer al cuidar tu huerto.

¿Te interesa? Aquí tienes un enlace para descargarlo:

10 Errores a evitar en tu huerto o jardín.

Si este artículo sobre tubérculos te ha gustado o te ha ayudado, te pido que lo compartas con tus familiares, amigos, o en la redes sociales, porque así me motivas a seguir escribiendo más artículos útiles como este y a traer a más personas a la comunidad de Gracias Naturaleza.

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *