Cuidados del POTO o potus, una planta resistente y con estilo

Poto, potus o pothos

Por fin.

Una planta bonita y RESISTENTE.

El poto es fantástico.

E imagino que si estás aquí, con eso ya estás de acuerdo, pero quieres aprender a cuidarlo.

Pues bien, eso mismo te cuento en esta guía práctica de Gracias Naturaleza. 🙂

De hecho, no te quiero hacer perder el tiempo con largas introducción, así que paso ya a la información útil que tu quieres saber.

¿Qué es el poto y cuáles son sus características?

El poto, potus o pothos (Epipremnum aureum) es una planta de la familia Araceae sumamente popular por ser fácil de cuidar y altamente decorativa. Es originaria del sudeste asiático y raramente da flor, con lo que se reproduce con esquejes.

Es una planta de interior muy famosa y sin duda la habrás visto alguna vez decorando una casa, un salón o una oficina. Es casi imposible que no la conozcas.

Maceta de poto o  potus golden, planta decorativa de interior
Aunque el poto suele cultivarse en interior y en maceta (en países como España), nada te impide cuidar un poto en el exterior si respetas las temperaturas e iluminación que le van bien a esta planta.

Es una planta de cuidados sencillos que posee hojas de color verde con «manchas» de color crema.

A esta planta, en su hábitat natural, la encontrarás reptando por el suelo intentando trepar a los árboles y con sus raíces aéreas consigue agarrarse de las ramas.

De hecho, ¡puede alcanzar unos 20 metros!

Cuidados del poto: La ubicación y la humedad son vitales

Además de ser vistosa por sus grandes hojas verdes, lo bueno de esta planta es que ES SUPER RESISTENTE.

Lo cual hace que el poto sea muy fácil de cuidar.

Ilustración de Epipremnum aureum con hojas de variedad verde azulada
El poto o potus, cuyo nombre científico es Epipremnum aureum, es una planta con muchísimas variedades. Lo más normal es verlo con hojas verdes de manchas amarillas, pero algunas variedades tienen tonalidades azuladas o blanquecinas.

Pero no es oro todo lo que reluce. Tienes que acerca con la ubicación, para poder proveer a tu poto de una iluminación y temperatura ideal. Además, el riego también es importante.

A continuación te doy las claves más importantes.

Ubicación ideal para el poto: Fíjate en la temperatura e iluminación

El poto o potus es una planta que procede del sudeste asiático y por lo tanto no está acostumbrada a las bajas temperaturas.

¿Puedes ponerla en el exterior?

Claro que sí, pero como te decía, no soporta el frío, tiene que estar en algún lugar donde la temperatura esté entre los 16 y los 30 grados Celsius.

Poto dorado o golden, planta de enredadera en exterior
Ejemplar de poto «dorado». Y no me invento el nombre, eh, que es así como se llama la variedad de poto más popular. Creo que quizá sea la planta enredadera decorativa más popular que existe.

Además, necesita estar en una zona de semisombra o donde dé el sol tamizado, dado que lo ideal es que no reciba sol directo.

De hecho, si bien el potus se tiene habitualmente como planta de interior, requiere de ambientes bastante iluminados para prosperar, por lo que mejor ponerlo cerca de ventanas, aunque intentado que el sol no le incida directamente.

Si le falta luz, las hojas del poto se pondrán verdes completamente y empiezan a perder esas manchas amarillas o color crema tan características.

Humedad ambiental para el poto: No le gusta el exceso de sequedad

Esta planta requiere de un poco de humedad.

Si el ambiente es muy seco, te recomiendo preparar un plato con piedras que sobrepasen el nivel del agua y poner la maceta arriba. Esto le aportará algo de humedad por efecto de la evaporación del agua.

Este poto no es del tipo «Golden», sino «Marble Queen». Se llama así porque sus hojas parecen como de mármol, y tienen más manchas blancas o cremosas que el típico poto.

Otra idea es poner un humidificador en el ambiente. El contra es que si vives en un clima cálido, esto puede hacer que proliferen mosquitos en tus plantas, lo cual es algo molesto.

¿Cuándo y cuánto hay que regar un poto exactamente?

El poto es una de esas plantas que acumula agua, por lo que es mejor no regarla que regarla en exceso. Además, el poto aprovecha la humedad ambiente, con lo que es mejor regar esta planta solo cuando su tierra este seca.

Y ojo, que cuando digo seca, no me refiero a la superficie.

Mete la yema de un dedo (o un palito) y verifica que esté seca la tierra por dentro.

Entonces, es momento de regar tu poto.

Hoja variegada de Poto Plateado o Silver Pothos
Poto Plateado o Silver Pothos, también llamado Satin Pothos. Es una variedad muy elegante.

Con el tiempo le cogerás el tranquillo y desarrollarás un ritmo semanal al que sabes que tienes que regar tu poto. Naturalmente, tendrás que regar más en los meses cálidos que en los meses fríos.

Además, recuerda evitar el encharcamiento por todos los medios, ya que el poto se puede pudrir si te pasas con el riego. Es una planta mega resistente, pero las pocas muertes de potos están muy a menudo debidas a este problema.

En cambio, si le falta agua, es más fácil de remediar añadiéndole un poquito.

También la puedes rociar a menudo con agua tibia, esto viene bien por la humedad que necesitan y también para prevenir plagas que crecen en parte gracias al exceso de sequedad.

Pero sobre todo, lo dicho… NO TE PASES con el riego.

Y créeme, que si soy tan pesado con esto es con razón.

La realidad es que más no siempre es mejor.

Aún me acuerdo como hace años me cargue a una preciosa lavanda porque la regué demasiado. Esa también es una planta que necesita poca agua… junto a casi todas las plantas suculentas y cactus.

¿Qué tipo de tierra usar para el poto?

El poto es una planta que no necesita ningún tipo de tierra particularmente rica en nutrientes, ni con ningún tipo de pH especial. Eso sí, la tierra en la que plantes tu poto necesitará tener buen drenaje.

Por ello, yo te recomiendo evitar usar tierra arcillosa.

La razón es que más arcilla = peor drenaje.

Por otro lado, más arena = mejor drenaje.

Así que una buen práctica es añadirle UN POQUITO (no te pases) de arena a una base de sustrato universal (que puedes comprar en cualquier tienda de jardinería), y plantar ahí tu poto.

Cuidados del poto - Sustrato universal utilizado para trasplantar
Generalmente, con sustrato universal podrás nutrir bien a tu poto, dado que tiene exigencias demasiado especiales, como la muchas de plantas de interior decorativas más famosas.

Y si quieres algo más sofisticado, también le puedes añadir un poquito de turba a la mezcla.

Sea como sea, soy consciente de que muchos fans del poto se quedarán con esta duda:

¿Hace falta abonar al poto?

Para garantizar que tu poto crezca fuerte y frondoso, en efecto lo puedes abonar, pero por favor, no abuses.

Puedes poner fertilizante en el agua de riego cada 15 días o bien hacer tu propio abono.

Para hacer tu propio abono, puedes hacer compost casero o utilizar un humus de lombriz y agregárselo a la tierra cada dos semanas. Realmente cada 30 días también va bien.

No te excedas con el abono porque se puede enfermar por tener demasiado. No te olvides que el Poto es una planta a la que no le gustan los excesos: ni demasiado abono ni demasiada agua.

Muchas personas no abonan nunca su poto y también crece divinamente.

Reproducción y trasplante del potus

La manera de reproducir el potus es a través de esquejes.

En efecto, el poto se reproduce por esquejes, al igual que plantas completamente diferentes como al forsitia, la dracaena marginata e incluso el laurel.

Esquejes de poto listos para ser plantados y cuidados
Aquí puedes ver esquejes de poto con largas raíces.

Estos son los pasos que hay que seguir para conseguir esquejes de poto:

  1. Consigue tijeras afiliadas y desinfectadas.
  2. Corta el tallo debajo de un nudo. El nudo es de donde nacen nuevas hojas, si miras la planta sabrás identificarlo.  Una vez que identificas un nudo le haces un corte 3 centímetros por debajo de éste y otro corte más o menos 1 centímetro  por arriba.
  3. Colocas el tallo cortado en el sustrato donde desees reproducir tu poto nuevo para que empiece a echar raíces.

Otra método popular es poner antes el esqueje en agua y esperar que le salgan algunas raíces. Una vez que salen las raíces nuevas se planta el esqueje en el sustrato.

Enraizando esquejes del poto para reproducir la planta
Curiosamente, este método para fomentar el enraizamiento de los esquejes me recuerda a alguna de las técnicas de germinar semillas que ya te he contado en otras guías, sobre todo para el aguacate.

Sea como sea, con el paso del tiempo tu poto crecerá y NECESITARÁ ser trasplantado…

El potus crece bastante y entonces puede que quieras cambiarlo de maceta. Esta planta se puede trasplantar una vez al año y debe hacerse en primavera.

Cuidados del poto - Planta colgante en maceta de tamaño grande
No te confundas con estas típicas imágenes en las que el poto es una planta pequeñita de maceta. La realidad es que puede alcanzar tamaños bastante grandes, y sus tallos caen colgantes de un modo muy estético. También puede trepar y enredarse por los tutores que le aportes.

Otro motivo para trasplantar tu poto será si tiene se está pudriendo por exceso de agua, en cuyo caso se puede hacer un trasplante de emergencia a fin de salvar a tu plantita.

¿Qué maceta usar (asumiendo que usas macetas)?

Personalmente, a mí me gustan más las macetas de terracota.

Son las que también te recomiendo en mi guía sobre los cuidados del jazmín en maceta.

Eso sí, tienes que recordar que las plantas en maceta de terracota necesitan más riego que las que están en macetas de plástico, porque el material transpira mucho más.

Enfermedades del potus: Reconócelas para saber qué hacer

Una de las causas más frecuentes de enfermedad en el poto tiene que ver con el exceso de riego o más bien, con la falta de drenaje de la tierra o la maceta.

Esto provoca que las raíces se pudran (por hongos).

En estos casos, vas a ver como la planta tiene las hojas secas y las puntas amarillas. ¡Aún se puede revivir! Lo que debes hacer es trasplantarla siguiendo estos pasos

  1. Sácala con cuidado y procura que las raíces se despeguen bien de la maceta.
  2. Limpia bien las raíces para quitarles toda la tierra mojada.
  3. Seca la planta con papel de cocina durante un día y luego poda las raíces podridas.
  4. Ahora puedes volver a plantarla.

Aparte, si tu poto tiene las hojas amarillas es probable que le falte hierro u otros nutrientes vegetales.

Esto se llama clorosis.

Clorosis en las hojas de poto enfermo por falta de nutrientes
Este tipo de coloración tan amarilla en las hojas, sobre todo si se acompaña de bordes secos o quemados, de manchitas negras o de puntos marrones, es indicativo de una enfermedad.

La solución es de sentido común. Tienes que restaurar la deficiencia. Por ejemplo, puedes usar quelato ferroso o bien hacer hierro casero por tu propia cuenta y riesgo.

Por último, las hojas secas pueden ser un síntoma de exceso en el abonado en el poto (o que se han quemado por recibir sol directo). Lo que yo hago es regarla un poco más a menudo para «lavarla» y no ponerle en una temporada.

En general esto soluciona el problema.

¿Y qué hay de las plagas en el poto?

¡Buenas noticias!

De hecho, esto son más bien FANTÁSTICAS noticias:

¡El poto es bastante resistente a las plagas!

Lo cual es un soplo de aire fresco, porque si sabes algo de jardinerías sabrás el verdadero «rollazo» (por no decir otra cosa) que es tener que eliminar una plaga de insectos tras otra, como los infames pulgones, trips o cochinillas.

Pero en fin, hablando de cochinillas, resulta que el poto sí que puede sufrir ataques de estas. La más común es la cochinilla algodonosa. De tanto en tanto revisa los tallos para asegurarte de que no tiene.

Si encuentras cochinillas, puedes es empapar algodón o papel de cocina en alcohol y pasárselo suavemente a la planta (aunque hay muchos más remedios).

Tipos de potus: La variedad de colores es increíble

Aunque el tipo más común de poto es el poto Dorado o Golden (aquel de hojas verdes con zonas amarillas), hay muchos otros tipos, entre los que destacan los siguientes:

  • Potus Neon o Lemon: Es un potus de hojas verdes amarillentas brillantes, sin manchas. Necesita muy buena iluminación para conservar este color brillante e intenso tan bonito.
  • Potus Marble Queen: Conocido como el potus de hojas blancas, tiene manchas mucho más notables de color blanco o crema. Necesita más luz que el poto estándar y crece un tanto más lento.
  • Potus Snow Queen: Es similar al Marble Queen pero con más abundancia de partes blancas.
  • Potus N´Joy: Es un potus muy vistoso, de hojas más pequeñas. Es muy decorativo, y te quedará bonito como planta colgante o arriba de, por ejemplo, una estantería, donde se pueda apreciar su caída.
  • Potus Manjula: Este potus presenta hojas con forma de corazón y 3 colores… verde oscuro, blanco y crema. Es realmente una belleza.
  • Potus Luz de luna: Crece bastante lento, y de joven tiene hojas verdes claras y ovaladas, pero al crecer van desarrollando un color verde mucho más oscuro e intenso.
  • Potus Cebu Blue: Tiene unas hojas puntiagudas y más angostas, de un color verde azulado.
  • Potus Plateado: Una planta con hojas verdes entremezcladas con tonalidades plateada. Puede crecer mucho y por eso yo te recomiendo usar tutores para que vaya trepando.
  • Potus epipremnum pinnatum variegata: Es una planta muy rara y buscada porque tiene una belleza exótica particular. Hojas de color verde y blanca (a veces incluso muy simétricas) que de adultas pueden desarrollar agujeros. También crece mucho y necesita un tutor para trepar en altura.
Poto varieadad NJoy
Poto de variedad NJoy, que es de las variedades con hojas más pequeñitas.

Extra: Beneficios del potus, decorativo y purificador

Si algo más podíamos pedirle a una planta tan noble como el poto es aportarnos calidad de vida y salud.

El poto tiene la ventaja de ser un purificador de aire para la casa porque actúa absorbiendo el benceno del aire.

Beneficios estéticos del poto como planta colgante, también llamada Scindapsus aureus
Aunque el nombre científico más habitual del poto es Epipremnum aureum, a esta planta también se le llama a veces Scindapsus aureus.

Según el feng shui, el poto es una planta que energiza el ambiente al transmitir fortaleza.

Además, al ser una planta colgante, puede servir para decorar casi cualquier espacio de maneras muy originales. Yo no soy muy original pero es posible que tu sí. 😉

Poto colgante ornamental desde una maceta con hojas variegadas verdes y amarillas
Mira que bonito queda este poto con hojas variegadas colgando desde una maceta elevada.

Las últimas tendencias la usan como planta que también puede hacer de enredadera si les pones unas buenas guías. Siempre corta las hojas amarillas, marrones o los tallos en mal estado. No solo porque hace que se vea mal, sino porque ayuda a que crezca mucho mejor – más fuerte y vigorosa.

¿Sabías que…?

¿Sabías que los errores más comunes a la hora de cuidar plantas interior son EXTREMADAMENTE similares a los errores más comunes a la hora de cuidar un huerto o un jardín de exterior?

Pues sí. ¡Así es!

Y yo mismo he recopilado estos errores en un ebook de acceso gratuito para todos los visitantes de Gracias Naturaleza. Aquí tienes el enlace de descarga:

10 Errores a evitar en el cuidado de cualquier planta.

Te aconsejo descargártelo ahora mismo (porque si no, se te acabará olvidando).

Un abrazo enorme y hasta la próxima,

-Mario Angulo

4 comentarios en “Cuidados del POTO o potus, una planta resistente y con estilo”

  1. Hola soy Victoria, también me encantan las plantas, sobre todo de flor. Me ha gustado mucho tú información sobre el potos. Gracias algunos son muy pesados hablando de muchas cosas , tu eres mas concreto.Un saludo.

    1. ¡Muchas gracias Victoria! Me alegro de que te guste mi estilo de escritura. Y por el blog tienes un montón de artículos más sobre plantas de interior, así que seguro que alguno más te ayuda.

  2. Hola,soy Celia,me gustan mucho las plantas,en especial las florales,esta planta la conozco como Málaga en mi país de origen(Venezuela).Agradecida por la información,en relación a su cuidado.

    1. Hola Celia, creo que no entiendo. ¿Te refieres a que hay una planta que ahí en Venezuela se llama «Málaga»? No me suena, pero si me dices algún nombre científico con su género y especie quizá pueda ayudarte.

¿Y tú qué opinas?

¡Tú opinión me importa! Por favor, escribe tu comentario o duda con claridad y sin errores ortográficos. Procura que mantenga algo de relación con la temática del artículo. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *